Martes , 22 Agosto 2017

José María Arellano

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/ “Que no pasen”

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. El diseño arquitectónico de las entradas de algunos edificios de la Unidad, fueron  para acortar distancias, accesos por ambos lados, además la oportunidad de convivir con quienes cruzaran aquellos edificios. A finales del 70’s, cuando se construyó la estación del Metro Tlatelolco, en la segunda sección, residentes del edificio José María Arteaga, realizaron estudios del impacto …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/ “Pues, ¡cantemos!”

 “La juventud de un ser humano no se mide por los años que ha llegado a cumplir, sino por la curiosidad que almacena.” Salvador Pániker JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. A través de los años se va perdiendo el interés de indagar, de mantener viva la curiosidad. Domina el conformismo o en la indiferencia. En la primer mitad de los setenta. …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/ “¿Queeé?”

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. Pasan los años e inconscientemente se cree que todo seguirá igual. Pero la edad nos recuerda lo contrario. La música siempre ha llamado la atención así como en cada generación es delimitada por los años, la moda. A mediados de los sesentas. En casa, los pocos discos, eran del momento, música clásica y 2 álbumes de …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/ ¡Salud..!

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. A fuerza de la vida nos enteramos, aprendemos. Por los años sesentas, me enteré, que al interior de la Unidad estaban prohibidos los establecimientos que vendieran bebidas alcohólicas. Entre otras cosas, la venta de departamentos indicaba, en una cláusula, especificando la cantidad de miembros, por familia, que deberían habitar el inmueble. No estaba permitido tener mascotas. …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/ “Como siempre…”

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. Cada época se caracteriza por la presentación personal, lo cual, requiere de acudir a establecimientos específicos. Algunos por moda otros por necesidad. En los sesentas. Los cortes de cabello para los chavales varones, eran casquete corto o a la brush. Un tanto para evitar el contagio de piojos en las escuelas. No se pedía otro corte, …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/“Aviéntese mijín”

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. Hay de juegos a emociones, algunos niños o jóvenes son más intrépidos que otros. En los años sesentas, los juegos eran tranquilos y no representaban algún riesgo para quienes participaban en ellos. Está, el juego de canicas, el trompo, el yo-yo, el balero. Éste último, no vi que se jugara mucho. El punto de reunión para …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/De crucigramas y otras cosas

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. Los gustos e intereses son marcados por cada época. A principios de los años setentas, había diferentes formas de pasar el tiempo. Las caminatas por los pasillos y conocer las demás secciones. También en esas andanzas conocimos a vecinos y personas obligadas a pasar por esos senderos, para llegar a su destino. Por las tardes, después …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNO/”Un tamaliux”

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. Algunas costumbres se pierden, por necesidad, pocas resisten con el paso del tiempo, incluso reinventándose. Dese antes de los años sesentas, era común ver señoras vendiendo tamales a la entrada de vecindades. Los típicos de dulce, verdes, rojos y manteca. Los de chile eran con carne de puerco, los de dulce simplemente azucarados y sin dulce …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/Nada, naaaddaa para ellos

  JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. Los tiempos cambian, pero hay costumbres que a fuerza de resistencia se conservan. Al llegar a Tlatelolco, la verdad nunca me imaginé vivir acá, es más, no sabía de su existencia. El haber estado en diferentes partes de la Ciudad de México –en aquel entonces Distrito Federal- viviendo en las colonias Guerrero y Santa María …

Read More »

INFLEXIONES DESDE EL INSOMNIO/ ¿Quién será?

JOSÉ MARÍA ARELLANO MORA. El tiempo sigue su curso, la vida por igual; los recovecos que toman tanto uno como otro, o simultáneamente, derivan en resultados a veces inesperados. Al llegar a la Unidad, a mediados de los sesentas. Fui conociendo a los vecinos de la entrada del edificio. Los chavos y chavas, que en esos años habitaron. Haciendo un …

Read More »