“El Dobber”, hijo de Doña Lety, a una prisión federal

José Sánchez López

Ciudad de México, 12 de julio (entresemana.mx).- Desde la noche del pasado domingo 9. José Rafael Zocsi Ramírez, (a) “El Dóbber” hijo de Leticia Rodríguez Lara, conocida como “Doña Lety” o “La 40”, jefa de plaza en Cancún del Cártel de Sinaloa, ocupa una de las celdas del Centro Federal de Readaptación Social Número 5, en el estado de Veracruz, una de las prisiones de máxima seguridad.

Zocsi Rodríguez fue detenido, casualmente, la noche del jueves 6 en el centro de la ciudad de Cancún, cuando, junto con tres de sus escoltas, se encontraba a las afueras de una refaccionaria de autopartes, en el Boulevard Luis Donald Colosio, a bordo de la camioneta RAM, placas YP78586, de Yucatán. Otra camioneta blanca, también RAM, sin matrícula, custodiaba a distancia la primera.

Muy cerca de ahí, minutos antes de las nueve de la noche, varios sujetos asaltaron la pizzería “Peter Pipper”, situada en Plaza Cumbres de la Supermanzana 311. Los ladrones viajaban en una camioneta RAM, de color negra y sin placas de circulación

Se solicitó el apoyo de la policía y al llegar los uniformados, descubrieron las dos camionetas relacionándolas con el asalto, por lo que de inmediato se aproximaron para investigar y se percataron que sus ocupantes llevaban armas cortas y largas y los detuvieron.

Pensaron que habían detenido a los asaltantes, ya que uno de los detenidos dijo llamarse Alejandro Díaz de León, pero en realidad a quien habían capturado había sido al hijo de una de las narcotraficantes más peligrosas del Caribe Mexicano, a José Rafael Zocsi Rodríguez, primogénito de Leticia Rodríguez Lara, alias “Doña Lety” o “La 40”, mote que le impusieron sus compañeros cuando fue agente de la desaparecida Policía Judicial Federal.

Lo trasladaron inicialmente a las instalaciones de la policía local, pero ante la importancia del detenido fue llevado a la Subdelegación de la PGR, toda vez que las armas encontradas son de uso reservado para las Fuerzas Armadas, además de que les hallaron droga y radios rastreadores de frecuencias policíacas.

Cabe recordar que a principios de enero, de este año, se dio un atentado contra la Vicefiscalía del Estado, con saldo de cinco personas muertas, entre ellas un agente de la Policía Ministerial.

Se rumoró entonces que “Doña Lety” había sido detenida y que el ataque había sido de su misma gente para liberarla, pero después la misma Vicefiscalía desmintió que hubiera sido detenida.

Posteriormente trascendió que sus enemigos también supusieron que sí estaba detenida y que el atentado a dicha vicefiscalía, había sido no para rescatarla sino para ejecutarla.

Ante ese panorama y tras la detención del “Dobber”, las instalaciones estatales de la PGR fueron acordonadas por militares, marinos, policías federales y policías estatales, se temía que pudiera repetirse una situación igual.

La noche del pasado domingo, luego de judicializar el expediente en el que se encuentran relacionados Zocsi Rodríguez, Víctor Manuel Segura Córdova, Marco Antonio Castro Corona y José Osvaldo Marrufo Rodríguez, subrepticiamente, minutos antes de las 22 horas, un convoy integrado por elementos de la Policía Federal y de la Marina Armada de México, salió de la PGR escoltando un camión blindado de la Policía Federal, conocido como “Rino”.

En el llevaban a los cuatro detenidos que trasladaron hasta el Aeropuerto Internacional de Cancún, donde abordaron un avión que los trasladó al estado de Veracruz, en tanto que en la PGR permanecieron por algunas horas personal y vehículos militares y federales, como estrategia para hacer creer que ahí seguían “El Dobber” y sus cómplices.

“El Dobber”, sobre quien pesan dos procesos más, si bien fue recluido en un penal muy distante al territorio donde, presuntamente, cometió diversos delitos, se encuentra a disposición de su juzgador, en el Centro de Justicia Penal, en Cancún, Quintana Roo, conforme a lo establecido por el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

Se estima que será a través de videoconferencias, cómo se desarrolle el proceso en contra de los inculpados, por portación de arma de uso reservado para las Fuerzas Armadas, delitos contra la salud y delincuencia organizada.

Compartir articulo