Lunes , 25 Septiembre 2017

Interacción entre dos genes podría explicar obesidad en mexicanos

Ciudad de México, 13 de julio (Notimex/entresemana.mx).- La interacción que existe entre dos genes que portan los mexicanos podría explicar el sobrepeso y la prevalencia de la obesidad en esta población, de acuerdo con científicos del Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen).

La investigadora Sandra Romero Hidalgo, indicó que al estudiar a los genes FTO y el ABCA1 se encontró que existe evidencia de la interacción y su efecto en el índice de masa corporal que modula la distribución de la grasa en el cuerpo.

“Nuestra hipótesis era que estas dos variantes genéticas pudieran estar interactuando entre ellas, una de origen europeo y otra de origen nativo americano, así como otras combinaciones de variantes genéticas como resultado del mestizaje que generan tasas de prevalencia diferentes entre la población mexicana, en comparación con otras poblaciones”.

“Observamos que hay una interacción entre estos dos genes para modular el índice de masa corporal, que cuando se quitan los portadores de ABCA1 se observa el efecto que se reporta en otras poblaciones”, explicó la especialista, de acuerdo con un comunicado de la Agencia Informativa Conacyt.

La investigación surgió al sospechar que los genes FTO y ABCA1 podrían incidir en el elevado índice corporal de la población mexicana, luego de que el primero fue asociado con la obesidad desde 2007, mientras que el segundo ha estado relacionado con niveles bajos de colesterol HDL, obesidad y diabetes tipo 2.

Detalló que el FTO es más común en la comunidad europea, mientras que el ABCA1 se ha identificado con mayor frecuencia en el continente americano.

“FTO es el gen más importante que se ha reportado para obesidad. Al tener nosotros una de las tasas epidemiológicas más altas de sobrepeso y obesidad, no se ve muy pronunciado, y eso nos genera duda. Asumimos que FTO viene con el componente europeo porque es muy frecuente en esa población y muy poco frecuente en población nativa americana”.

Señaló que para el trabajo que aún sigue su curso, se estudiaron más de cuatro mil muestras de ADN, tres mil 938 de adultos mestizos mexicanos y 636 pertenecientes a niños en edad escolar.

La doctora Romero Hidalgo declaró que el resultado de estas y próximas investigaciones permitirá conocer mecanismos de interacción biológicos exclusivos de los mexicanos, mientras que la información podrá incorporarse a la práctica clínica a mediano plazo para identificar individuos en riesgo a desarrollar obesidad.

“No tenemos exactamente la respuesta de qué está ocasionando altas tasas de prevalencia en México en comparación con otras poblaciones. Estamos en ese camino de tratar de entender qué pasa en nuestra población”, concluyó la especialista mexicana.

Compartir articulo