Martes , 25 Julio 2017

SIN RODEOS/ ¿Todos contra la corrupción?

 

FERNANDO HERNÁNDEZ GÓMEZ (TABASCO). La historia de México sería otra sin la corrupción enquistada en sus instituciones y en la sociedad misma. Hay quienes dicen que la traemos en los genes. Lo que sea, es un mal que hay combatir porque no podemos seguir siendo un país de corruptos, con enormes riquezas que se quedan en pocas manos y con enormes disparidades sociales que golpean a los más.

Funcionarios que se roban el dinero del pueblo o hacen negocios desde los cargos públicos; empresarios que pagan diezmo para hacerse de obras o contratos de prestación de servicios en el gobierno y que realizan sin calidad; ciudadanos que prefieren dar sobornos a autoridades para evitar ser multados o para agilizar trámites. Hay mil formas de corrupción. Quizánadie se salva.

Todos los presidentes de México han hablado de combatir las prácticas deshonestas en el servicio público, pero todo ha quedado en promesas y quienes prometieron erradicarlas, acabaron siendo grandes saqueadores.

Al Presidente José López Portillo le cambiaron su lema de campaña: ‘La solución somos todos’, por el de ‘La corrupción somos todos’. El jefe de la policía capitalina, Alfonso Durazo MorenoEl Negro –entonces lo designaba el mandatario de la nación–, fue símbolo de la corrupción lopezportillista.

Al sexenio siguiente llegó Miguel de la Madrid Hurtado con su promesa de ‘renovación moral de la sociedad’. Se inventó la contraloría, se metieron presos a Alfonso Durazo y al ex director de Pemex, Jorge Díaz Serrano, pero nada cambió. El presupuesto público siguió siendo el gran botín.

La corrupción no se acabó ni cuando los mexicanos echaron al PRI de Los Pinos. Los hijos de Martha Sahagún, esposa del Presidente Vicente Fox, dejaron escuela en eso del tráfico de influencias en el primer régimen panista.

Tabasco no ha sido ajeno a los saqueos presupuestales, a los enriquecimientos ilícitos de gobernantes y funcionarios. Andrés Granier Melo no ha sido el único mandatario estatal que le ha metido mano al erario. Quizá sí el único que ha sido encarcelado por hacerlo.

La presión de la sociedad que ha exigido métodos más rigurosos de control y transparencia en el manejo del dinero público, así como penalizaciones más severas, ha permitido ir avanzando en ponerle frenos a algunas prácticas corruptas que no se habían podido erradicar con la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, tanto la nacional como las estatales.

De la sociedad surgió la iniciativa para que todo servidor público de alto rango presentara una declaración a la que se denominó #3de3: esto es, que a la declaración de situación patrimonial, la acompañaran la de su situación fiscal y de intereses. También de allí provino la exigencia para instaurar un Sistema Nacional Anticorrupción, que lleva buen avance pero no acaba de cocinarse.

Es motivo de encomio que en Tabasco el pleno del Congreso local avalara ayer, por unanimidad de votos, expedir la Ley del Sistema Estatal Anticorrupción del Estado, la Ley de Justicia Administrativa, y la Ley de Fiscalización del Estado, así como la reforma y derogación a diversos artículos de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, todo en el marco del Sistema Estatal Anticorrupción.

La creación de la Ley del Sistema Anticorrupción de Tabasco se apega al diseño, contenido y mandatos de la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, y dispone que el Sistema Estatal en la materia será una instancia de coordinación entre las autoridades locales relacionadas con la prevención, detección y sanción de las responsabilidades administrativas y hechos de corrupción, fiscalización y control de recursos públicos.

No fue algo sencillo. El proceso para llegar al acuerdo de todas las fracciones en el Congreso local fue escabroso; la negociación fue intensa. Por fuera hubo presiones de todo tipo, como la de la dirigencia de Coparmex que tildó de ‘cobardes’ a los legisladores por haber ‘atrasado’ la aprobación de dicha ley.

El diputado Marco Rosenda Medina Filigrana defendió el trabajo legislativo para lograr la confección de un entramado de ordenamientos legales que no han podido sacar adelante estados como Campeche y Chihuahua, que ni siquiera ha hecho la reforma constitucional. “De nada serviría una reforma que sea aprobada por dos o tres grupos parlamentarios. Me parece que el hecho de que vaya por unanimidad le da fortaleza ante los ciudadanos”, resaltó.

El presidente de la Junta de Coordinación Política, José Antonio De La Vega Asmitia destacó que en Tabasco se sentaron bases, soluciones y mecanismos para que desde diversos sectores políticos y sociales, se avance de manera firme y concreta en la lucha contra la corrupción, que es una prioridad.

Enhorabuena, por Tabasco. Es algo que nos compete a todos. ¿O no?

AL GRANO

AL DIPUTADO PRIISTA Manuel Andrade Díaz también le preguntaron sobre el señalamiento de la dirigencia de Coparmex-Tabasco… “Yo creo que el comentario está un poquitofuera de tono. Nosotros estamos dentro del plazo. Veinticinco estados no han aprobado el paquete, ocho no han hecho la reforma constitucional”, indicó… ¿De quién es la responsabilidad de que se haya dejado hasta lo último?, se le insistió… “Por las negociaciones para hacer un buen sistema, y yo considero que el de Tabasco debe ser uno de losmejorcitos. Yo digo que está bien que hablen, pero ya con conocimiento de causa cuando ya vean el resultado; yo les diría a los de Coparmex que se informen un poquito”, sentenció… Órale.

fdohernandezg@hotmail.com

www.entresemana.mx

Compartir articulo