Martes , 25 Julio 2017

POSTIGO/ Coahuila pierde gana Edomex

 

JOSÉ GARCÍA SÁNCHEZ. Pobre del INE tan cercad el PRI y tan lejos dela democracia.

Como se había adelantado en este espacio la presión contra el INE y el PRI obligará a darle al PAN a Coahuila, y dejar ileso el prestigio de la  elección en el estado de México.

Ante una revisión afondo de las elecciones en Coahuila, que tuvo como detonante la rebasar los fondos de campaña del PRI y del PAN, la elección, podrá repetirse. Esta decisión no es del INE, si así fuera le daría el triunfo incuestionable al PRI, sino de los tribunales electorales que tienen aproximadamente cinco meses para dar un fallo al respecto. Es decir, que cuando los tribunales electorales decidan si se repite la elección en Coahuila habrá empezado el año electoral en México.

Así, la repetición de las elecciones será utilizada tanto por el INE como por el PRI para que, cada instancia por su lado, pueda recuperarse del desprestigio en el que están hundidos.

Ante esta realidad,  los dirigentes del PRI y PAN, Enrique Ochoa y Ricardo Anaya, respectivamente, fueron al INE para reunirse con los consejeros y presentarles sus respectivas pruebas de que ninguno de los dos candidatos cometieron dicha infracción. Cuando la acusación implica a ambos.

El líder nacional del PRI lleva a cabo su función de carne de cañón. Asegura, por ejemplo, tener pruebas que sustentan que de los 3 mil 508 representantes sólo no se pudo acreditar que tres hayan participado de manera voluntaria; además de que tiene la prueba de que algunos espectaculares les fueron duplicados y finalmente que 25 spots si fueron pagados, y comprobados ante la autoridad.

Desde luego que Ochoa Reza ve sólo parte de una realidad muy amplia y que tiene que ver con la miopía ante actos de campaña que no son tan visibles ni simplistas como el remedo de líder considera.

Por su parte, el líder nacional del PAN, asiste al INE, más en busca de reflectores que para asegurarse que su partido no sea sancionado por violar el tope de gastos en campaña.

El artículo 49 de la Constitución establece como una causal para anular la elección el que “se exceda el gasto de campaña en un cinco por ciento del monto total autorizado”, lo cual pone en riesgo la elección en Coahuila.

La Comisión de Fiscalización del INE determinó que el candidato del PRI a la gubernatura, Miguel Riquelme, rebasó el tope de campaña, fijado en 19 millones 242 mil 478.57 pesos, por casi 6 millones; mientras que el panista Guillermo Anaya lo sobrepasó por casi 5 millones.

El dictamen de la Comisión de Fiscalización puede modificarse en la reunión del Consejo General del INE, donde los 11 consejeros discutirán si los partidos aún pueden entregar comprobantes de gastos y verificarán que no haya errores en el proceso de fiscalización.

Pero seguramente apostarán los once consejeros por luchar por el prestigio que les dé solidez en 2018, que dejar las cosas como están.

Para que haya reflectores en la credibilidad del INE y se restablezca la confianza en el PRI, debe haber un gran espectáculo político de la magnitud de la repetición electoral, situación que muy pocas veces ha sucedido a nivel de gubernatura.

Al mismo tiempo distaren la atención acerca de la cuestionada limpieza en la elección del Estado de México, donde hubo un número de trampas electorales sin precedente, pero que esa elección, ni en sueños podría repetirse, a pesar de que el gasto no reportado en el Edomex es más elevado que en Coahuila, aunque no sobrepasa el tope de campaña, el cual se fijó en casi 286 millones de pesos.

Pero al repetirse la elección en Coahuila el triunfo del PRI en el estado de México se consolida, y el INE y el PRI recobran la credibilidad de los ingenuos.

www.entresemana.mx

Compartir articulo