Lunes , 25 Septiembre 2017

La columna y baluarte de la verdad

Areli Valdivia Ruz

Ciudad de México, 17 de julio (entresemana.mx).- En 2 Timoteo 3:1-17, Timoteo era pastor en la iglesia de Éfeso y nos advierte de aquello con lo que nos podemos topar a lo largo de la vida, los tiempos peligrosos y una esperanza en la cual podemos tener aquellos que descansamos en nombre de Dios.

En ese entonces, Timoteo le hablaba a su iglesia y más que advertirlos quería que ellos supieran sus responsabilidades como iglesia y que supieran cómo conducirse en la casa de Dios, en la Iglesia del Dios viviente.

La palabra iglesia viene del vocablo Kajal, el cual significa congregación. En algunas partes de la Biblia es utilizado como Kajal o como Eclesia, que significa convocados. Estos aspectos más que a el templo, el edificio físico, se refieren a la gente que pertenece no sólo a la congregación, sino al grupo de personas que se reúnen para adorar a Dios.

Para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad. 1 Timoteo 3:15

Las columnas son soportes, con columna de la verdad se refiere a tener nuestros cimientos, nuestras convicciones firmes y seguras, siempre que estén basadas en la verdad, y para que estén bien basadas en la verdad estas tendrán que ser apoyadas en la Biblia. En saber a quién y qué va en primer lugar en nuestras vidas, en poner a Dios y a su Ley antes que a los hombres y la ley de los hombres.

También somos baluarte, el baluarte sirve para protegerse de algo o alguien, para defender. Como creyentes y al ser columnas de la verdad, debemos también defender a verdad de Dios, y esto se pone un poco más difícil en estos tiempos de posmodernidad en el cual nos hacen creer que todo es relativo y la verdad absoluta no existe.

Cuando Cristo ve nuestras vidas, ¿qué es lo que verá? ¿Nos ve como columnas y baluartes o sólo como uno más del montón?, debemos pensar en cómo es que queremos vernos ante los ojos de Dios y también lo que proyectamos ante los ojos del mundo.

Dudas, comentarios y sugerencias a:

areeval@gmail.com

Compartir articulo