CENTRO HISTÓRICO 457/ Urgen a PGR y SRE pedir datos del caso Márquez-Julión

 

>> Corea del Norte amenaza con atacar bases de EEUU en Guam

>> Aplaude Nuño eliminar candados a candidato presidencial en PRI

>> ¿El eclipse solar del 21 de agosto es un presagio del fin del mundo?

CRESCENCIO CÁRDENAS AYLLÓN. Como si de verdad lo mereciera Aurelio Nuño que arrinconó a los maestros del país lanzando sobre ellos al ejército y a las diferentes policías que le permitieron comandar para obligar a los maestros a acudir a los “centros de evaluación” montados por la secretaría de educación no sólo se siente con méritos para que sus amigos de la prensa afín a secundar cualquier actitud lo mencionen como prospecto para suceder a su jefe del Camelot mexicano, desde Los Pinos pues, para sumarse sin pudor alguno a elogiar a cualquier amigo del presidente en turno para verle hasta una aureola, pero su principal falla luego de las muchas que tiene como funcionario ¡es que  nunca ha sido priista!

Tal es el caso de varios de los colaboradores de Peña Nieto que por filtraciones de la presidencia hacen llegar a columnistas, reporteros, y opinadores de políticos nombres que solo buscan desorientar a los ciudadanos sobre las preferencias para la elección presidencial del año próximo a pesar de lo cual se cuelan también nombres de posible candidatos independientes que,  por supuesto, o cuentan con la aceptación de los partidos, bueno de algunos, y prefieren seguir las cosas como vienen y esperar los designios de empleado de Trump, según Maduro.

Pero el caso de Nuño es patético y si con Peña todo ha ido de la patada, imagínense con este individuo que le preocupan más los cambios de la moda –basta con ver como se viste como adolescente y cuida su imagen como si fuera a alguna pasarela–, mientras los conocedores de la educación en el país le dan una repasada a la famosa Reforma Educativa, que ni es reforma y mucho menos educativa, y exhiben todas la fallas y copias de programas del pasado plagiadas o bueno fusiladas que tiene el mentado sistema, pero ¿qué creen? No las publican los medios.

Es más hace unos días un aplaudidor que escribió de cambios en el gabinete del mexiquense al que le queda un año de ejercicio, no me refiero a del mazo sino a su primo hermano, auguraba que el tal Nuño se iría a gobernación en lugar del otro inocuo Miguel Ángel Osorio Chong lo que no dejó de ser una mala broa para el “secretarillo valiente”  muy a la moda de los pantalones de torero. No muchos creen que no tiene nada que hacer en las cuestiones educativas y muchos meneos como aspirante, si es que su grupito de admiradores insiste en promoverlo, en algún papel para la elección del año próximo.

Vaya que son importantes las cosas que ocurren en los medios de nuestro México, pues ante una noticia de las que emite el presidente Donald Trump en sus desvelos alucinantes, que traduce en tuitter nueve de los diez periódicos que más o menos tienen circulación en la actualidad, más menos que más, unificaron una satanización contra dos personajes que son señalados como cómplices de un narco y para el cual, dicen, lavaban dinero, pero aún no existen pruebas fehacientes de las acusaciones, pero los diarios y la radio y las cadenas de televisión ya lo dan como un hecho y solo alientan los dichos de los gringos.

Por su parte el líder de los diputados priistas, Carlos Ramírez Marín, espera que las acusaciones sea sólo desinformación; los sospechosos son ‘gente muy notable’, afirma. La Procuraduría General de la República (PGR) y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) deben solicitar mayor información al gobierno de Estados Unidos sobre las presuntas ligas con el narcotráfico del futbolista Rafael Márquez y el cantante Julión Álvarez, afirmó el coordinador de los diputados del PRI, Jorge Carlos Ramírez Marín.

El legislador espera que la acusación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos resulte infundada; no obstante, reconoce que cuando el gobierno norteamericano hace ese tipo de señalamientos es porque tiene elementos para ello. Deseo que pronto se aclare y ojalá se trate de una desinformación o de una acusación infundada porque los dos son gente muy notable dentro de la sociedad, se vuelven paradigmáticos, sobre todo para los jóvenes.

“Ojalá, de verdad que sea un error o alguna cuestión que se esté malinterpretando. Estamos obligados como autoridades a darle seguimiento; la PGR y la SRE deben solicitar información al respecto y ponerse al día en la investigación”, dijo en entrevista.

La amenaza de Corea del Norte parece no ser tan de juego como lo piensa el presidente de los EE.UU. Dolad Tremp ya que el régimen de Corea del Norte elevó hoy en un grado más la escalada de tensión verbal en torno a la península coreana con amenazas de atacar las bases militares de Estados Unidos en la isla de Guam. El mensaje intimidatorio vino de parte de un portavoz de las Fuerzas Estratégicas (encargadas del programa de misiles de Pyongyang) del Ejército Popular de Corea que fue citado en un comunicado de la agencia estatal KCNA.

El presidente de EEUU, Donald Trump, advirtió ayer al régimen de Kim Jong-un de que “se encontrará con una furia y un fuego jamás vistos en el mundo” si no deja de amenazar a su país. El mensaje de hoy no hizo referencia al incendiario mensaje pronunciado por Trump desde su retiro vacacional de Nueva Jersey pero sí denunció un nuevo envío ese mismo día por parte del Pentágono de bombarderos estratégicos B-1B (estacionados en Guam) a las cercanías de la península coreana.

“Los piratas aéreos de Guam volvieron a aparecer en el cielo por encima del sur de Corea para realizar una alocada maniobra que simula una guerra real”, denunció el portavoz en el texto, donde acusó a Washington de estar movilizando activos nucleares estratégicos desde esta isla del Pacífico Occidental o California. EE.UU. ha convertido este año en costumbre habitual el envío de los B-1B para responder a Corea del Norte con una muestra de músculo militar.

Los envió a las inmediaciones de la península coreana en mayo y junio después de sendos ensayos de misiles de Pyongyang y también en junio tras conocerse la muerte del estudiante Otto Warmbier, que falleció después de ser enviado de vuelta a Estados Unidos en estado comatoso tras pasar 17 meses en prisión en Corea del Norte.  Pyongyang está, según el portavoz militar, “analizando cuidadosamente un plan operativo de fuego envolvente en torno a Guam con misiles de alcance medio-largo Hwasong-12, para contener las principales bases estratégicas de Estados Unidos en la isla, incluida la Base Aérea de Anderson (sic)”, aseguró el militar. Guam acoge bajo una misma comandancia dos bases claves para su estrategia en Asia Pacífico, la base naval Guam y la base aérea Andersen.

¿El eclipse del fin del mundo está presente?

Los eclipses de sol, sobre todo cuando son totales y pueden ser vistos en amplias regiones, son momentos maravillosos e inolvidables. Pero aunque se trata únicamente de un fenómeno natural producto de la alineación del sol, la luna y la Tierra, han suscitado desde tiempos remotos temores, supersticiones y arrebatos.

Y el caso del gran eclipse total de sol que podrá apreciarse este 21 de agosto en una franja que corre de costa a costa por todo Estados Unidos, no ha sido la excepción.

Así, ha corrido en Internet el dicho, por lo demás falso y sin sentido, de que ese eclipse es el “presagio” del fin del mundo, un aviso del apocalipsis que, algunos imaginan, sucederá el 23 de septiembre a causa de un magno cataclismo causado por la irrupción en el sistema solar de un supuesto planeta nómada llamado ‘Nibiru’.

Quienes difunden esa idea incurren en una mezcla de superstición, extrapolación de tradiciones religiosas y distorsión de datos científicos, y aunque resulta entretenida para muchas personas en realidad es totalmente ficticia. Es realmente un estruendoso ejemplo de ‘fake news’.

A lo largo de la historia los eclipses, cometas y otros fenómenos naturales han sido interpretados como augurios, presagios o confirmaciones de profecías, mensajes que señalan la próxima muerte de un monarca, la caída de un imperio o, para los más arrebatados, el fin del mundo.

Pero se trata de explicaciones que datan de eras precientíficas, cuando los fenómenos del mundo natural eran explicados con base en mitos, actos de dioses vengativos o interpretaciones paranormales. El hecho de que en algunas ocasiones esos fenómenos hayan sucedido en un periodo cronológicamente cercano a eventos históricos –como la muerte de un monarca o la conquista de una ciudad– se ha tratado de meras coincidencias que, con todo, alimentan después la superstición.

Y aunque ahora hay clara explicación científica para el origen y los efectos de eclipses, cometas, meteoritos y numerosos fenómenos cósmicos, la inercia de la superstición –y la maravilla narrativa de la que están imbuidas historias como la del eclipse que preconiza el fin del mundo– persiste y atrae a millones a esos embustes.

Internet y las redes sociales son campos fértiles para esos mensajes, falsos pero atrayentes. Basta recordar la idea de que el año 2012 sería el del fin del mundo porque, se alegaba, ese era el año en el que terminaba la cuenta del calendario mesoamericano.

La suposición de que los mayas pensaban que ese año era el fin de los tiempos alimentó esa noción, que no solo nunca sucedió sino que fue alimentada de una interpretación errónea y curiosa, basada mucho más en dislates contemporáneos y ansia de atraer la atención que en planteamientos ancestrales. Para los mayas y los pueblos de Mesoamérica, el fin de un calendario no significaba el fin de los tiempos, simplemente el inicio de una nueva cuenta.

El eclipse del 21 de agosto será visible en una franja que recorre todo lo ancho de Estados Unidos (Archivo/Yahoo!)

El eclipse del 21 de agosto será visible en una franja que recorre todo lo ancho de Estados Unidos (Archivo/Yahoo!)

Así, quienes creen que el eclipse del 21 de agosto es el signo del apocalipsis del 23 de septiembre afirman que la amenaza del planeta ‘Nibiru’ es real (algo que ya habían dicho también en relación a 2012) y para mostrarlo revuelven su fantasía con la teoría y la investigación –estas sí científicas– en torno a la posible existencia de planetas adicionales más allá de Neptuno o Plutón.

Ciertamente, hay posibilidad científica de que otros planetas existan en los confines del sistema solar (una discusión científica intensa que se dio también a finales del siglo XIX y principios del XX y llevó al descubrimiento de Plutón) y también se considera posible que haya planetas extrasolares, sin órbita ni estrella, vagabundeando en el espacio interestelar.

Se trata de proposiciones científicas y, ciertamente, si alguno de esos hipotéticos planetas –como ya ha sucedido con cometas o meteoritos – irrumpiera en el sistema solar y afectara a la Tierra, el daño potencial sería cataclísmico. Pero esas posibilidades teóricas para nada indican que tal planeta exista o que se acerque a la Tierra ni que el eclipse del 21 de agosto tenga que ver con el imaginario apocalipsis de ‘Nibiru’. Todo eso son ideas falsas, entretenidas y bizarras ciertamente, pero una mentira.

Simplemente, si un planeta furtivo se acercase a la Tierra al grado de causar un desastre, éste habría sido detectado desde meses o años atrás. La Tierra tiene en realidad multitud de problemas y amenazas, como el cambio climático o la creciente tensión nuclear actual, pero la humanidad puede respirar tranquila, y hallar diversión si quiere, al respecto de eclipses proféticos y apocalipsis planetarios.  Eso sí, a quien se encuentre en el área de Estados Unidos donde el eclipse será visible le conviene estar preparado para disfrutarlo de modo seguro y sin poner en riesgo su vista o la seguridad propia o ajena.

La NASA indica que no se debe ver el eclipse directamente sin protección apropiada para los ojos (se recomienda verlo de modo indirecto o con lentes especiales con filtros solares de alta capacidad estándar ISO 12312-2) y tener extrema precaución al conducir automóviles en los tiempos en torno al eclipse (se espera que millones de personas en Estados Unidos viajen hacia las zonas de totalidad para apreciar el fenómeno en su esplendor).

Lo mejor es disfrutar del ocultamiento del sol tras la luna de modo seguro, sin que lo que se eclipse sean la razón y el sentido común.

Por lo demás, todos estamos bien.

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo