EL OTRO DATO/ Noviembre  y los candidatos

JUAN CHÁVEZ. Ya con los tiempos electorales encima, el Buen Fin sólo será útil para inflar las bolsas de los que más tienen.

Lo terrible de esa economía dizque democrática, es que son los medio jodidos y los bien jodidos los que gastarán lo que no tienen para seguir haciendo más ricos a los ricos.

Se estima que ocho mil millones de pesos irán a dar en esos bolsillos, aunque después los maldigamos.

Por los días del próximo Buen Fin estaremos sin que salte la liebre en los partidos políticos que jugarán su as de oros  para ir con todo tras la Presidencia.

Los entendidos y las encuestas dicen que si las elecciones fueran el día de hoy, no hay duda de que López Obrador las ganaría.

Haber fumado la pipa de la paz este mal fin con Ricardo Monreal, le agrandó la cuchara al eterno candidato (lleva 17 años buscando la Silla Grande) para decidir las candidaturas de “su” Morena a los más de tres mil 500 cargos de elección popular que se disputarán el 2018.

El líder del PRI, Enrique Ochoa Reza, afirma que antes del 15 de diciembre se sabrá el nombre del precandidato del tricolor.

Se especula, sin embargo, que el “gran destape” será el 27 de noviembre por aquello de que fue el día, en 2011, en que Enrique Peña Nieto fue denominado “pre”, sin enemigo al frente.

Igual será ahora, lo más seguro con José Antonio Meade que se convertirá, probablemente, en el “gran Pepe Toño”.

Con tal mote, no hay más que recurrir a la propaganda, fijada hace unos cinco años, sobre la pareja “Pepe Toño” que se citan como triunfadores “emprendedores” con el apoyo de créditos públicos.

¿Coincidencia? Lo más seguro es que así haya sido… aunque se afirme que en política no existen las coincidencias.

En tal caso estaríamos hablando de “mala leche”, ¿no?

De todas formas, y aunque con AMLO ya exista un “pre” destapado, con haber superado sus desavenencias  con Ricardo Monreal, sigue como único ganador.

Monreal, que en sus decisiones no se ha equivocado hasta ahora, difundió un video para informar del prolongado intercambio de posiciones que tuvo con el de Macuspana y afirmar que “por lo pronto” seguirá al frente de la delegación Cuauhtémoc.

Sobre todo, ha señalado, ahora que hay múltiples problemas que resolver como secuela del terremoto de septiembre 19.

Pero antes, que no tenía ese pretexto ¿qué?  Algo, muy grande, debió ofrecerle el tabasqueño para calmar sus ansias de novillero.

Lo evidente es que el  Peje parece haber soltado de su mano a la delegada de Tlalpan como secuela también del S19, donde ella salió como responsable de la desplomada construcción del Colegio Rébsamen donde hubo 19 muertos.

Por lo menos, la funcionaria sigue bajo la lupa de las investigaciones y lo más segura es que no juegue como candidata de Morena en la sucesión de Mancera.

www.entresemana.mx

Compartir articulo