TECLAZOS POLÍTICOS/ Morelos: De mal en peor

HUGO CALDERÓN CASTAÑEDA (MORELOS). MAL Y DE MALAS

Iniciamos este 2018 en Morelos. La recta final del gobierno perredista del tabasqueño Graco Ramírez, sigue marcada por la nota roja. En los primeros días de este año, la ola de violencia ha sido el sello. Cerramos el 2107, con el ruidero de lo ocurrido en Temixco, en donde una familia fue acribillada en forma artera. Y, hace unas horas en Jiutepec, otra familia fue baleada, a plena luz del día, cuando iban en su auto en una de las avenidas más transitadas de la entidad.

LA VIOLENCIA

En su apogeo. Y eso que en su discurso oficial, Graco dice que en Morelos los delitos “se han reducido”. El tan cacareado “Morelos seguro” de Graco y sus aplaudidores, solamente existe en su imaginación. La realidad ha superado a los buenos deseos. ¿Se acuerdan que hace seis años el de Tabasco pregonaba que de ganar las elecciones terminaría con la delincuencia en 18 meses? Bueno, pues casi termina el sexenio y nada. Puro jarabe de pico. Vamos de mal en peor.

MORELOS

Entre las entidades más inseguras del país. Sin embargo, en días pasados Isabel Miranda de Wallace, en una ceremonia muy publicitada, dijo que el gobierno de Graco había logrado avances importantes en el renglón de seguridad. Una falacia más de este gobierno cínico y voraz, que ha ninguneado a los morelenses y ha permitido enriquecerse a una bola de fuereños, que llegaron junto con el titular del Poder Ejecutivo. Los crímenes en suelo tlahuica, ya resultan incontables.

SOLAMENTE

En los primeros días de este 2018, rebasan la docena de ejecuciones en diversos puntos de la entidad. Además, descuartizados y descabezados, en bolsas negras, aparecen en varios municipios de la otrora calmada y pacífica tierra morelense. Así están las cosas en la actualidad. Peor que nunca. Sobran los que afirman que por muchísimo menos de eso, se fue Carrillo Olea, empujado por el propio Graco, quien ahora es vituperado por la mayor parte de la sociedad morelense. La gente lo quiere ver en la cárcel al final de su gestión.

LAS ELECCIONES

Marcarán el nuevo rumbo de Morelos. Los precandidatos, en su mayoría, son puro “cartucho quemado”. Y eso que todavía falta conocer al abanderado del PRI. El que pintaba por el PAN, el jarocho Javier Bolaños, de pronto decidió “dar volantazo”, y ahora dice que buscará la candidatura por la alcaldía de Cuernavaca.

Y el que está todavía en esa silla, el rementado Cuau, que ha demostrado no poder con la presidencia capitalina, podría ser el bueno de Morena.

QUE DESGARRIATE ¿NO?

Pero así está el panorama “político” en la entidad. Cada vez estamos más jodidos y con “aspirantes” muy desprestigiados. Y no solamente para la gubernatura, sino también en el renglón de las alcaldías y diputaciones. Para colmo, abundan también las “candidaturas independientes”, algunas de las cuales han sido bien vistas, pero otras de plano dejan mucho qué desear. Vivales y oportunistas sobran ¡y más en estos tiempos!

A RIO REVUELTO…

Ganancia de pescadores, decía un viejo político, que desde hace años pasó a mejor vida. Y hoy, viendo el triste panorama de estos tiempos electorales, cobran vigencia estas palabras. También, recordamos al que decía “la caballada está flaca”. Si viera los pencos de estos tiempos, se volvería a morir. Uta, ya hasta el tan cacareado “Peje” Andrés Manuel anda tirando aceite. Aunque, muchos weyes que eran de otros partidos, ahora presumen de ser “muy Morenos”.

DE REFILÓN

Algunos alcaldes, al entrar de lleno al llamado “Año de Hidalgo”, dicen que no hay lana, y hasta se enojan con los ciudadanos que les reclaman por las obritas pinchurrientas que han hecho, y que las han cobrado como si fueran de primer mundo. Otros, sin recato alguno, desde que llegaron a su cargo, “ahorraron” para el retiro. Y se han forrado bien, a pesar de que gastan sin disimulo, y son espléndidos con “sus tesoritos”. Uleros que no fueran.

LOS PRIÍSTAS

Están que se las queman por irse a la cargada. Aunque la andan haciendo mucho de emoción. Los que quieren, menos uno, se juntaron otra vez, y ante Albertico González, el presidente del tricolor, firmaron un Pacto de Civilidad. ¿Cumplirán? Es que cada tres y seis años, tras saber el nombre del elegido, se deschongan y se jalan del mandil. ¿A poco no? Y sin querer queriendo, les decimos que Javier Lozano renunció al PAN, y luego se fue a besarle la mano al precandidato Meade.

CALMA, CALMA…

No se alboroten. Su payino y charro vengador apenas regresó, y obviamente, hay muchos pendientes en el morral. En tiempo y forma, como dirían algunos mamones que presumen de ser “muy, muy”, daremos viaje a sus peticiones. Si por nosotros fuera, dos que tres qleys, que se sienten ”muy políticos”, estarían en otra parte, pero como decía otro que ya es difunto: el tiempo es el mejor juez. ¿Y saben qué? Me voy a festejar mi cumple.

La frase de hoy: Lo que importa no son los años de vida, sino la vida de los años.

Hasta el viernes con más TECLAZOS POLÍTICOS.

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo