TRAS LA PUERTA DEL PODER/ ¿Quién busca desestabilizar a México… crear división y confrontarnos a los mexicanos?: J.A. Meade

Roberto Vizcaíno

ROBERTO VIZCAÍNO. Al cerrar el primer mes de precampaña electoral, el aspirante de la coalición PRI. PVEM y Panal, José Antonio Meade señaló:

“… sabemos que cuando nos dividimos, nos desmoronamos, y hay voces allá, afuera, que quieren dividir a México.

“¿Quién quiere dividir a México?”, interrogó durante un encuentro con jóvenes estudiantes en Querétaro.

“A esos –agregó en un tono que no se le conocía durante los 30 días recientes- le decimos ¡fuera!

“A quien quiere dividir a México con mentiras le decimos ¡fuera!

“A quien quiere dividir con engaños le decimos ¡fuera!

“A quien quiere dividir pensando que hay un ellos y un nosotros, le decimos ¡fuera!

“Porque ni aquí ni en ningún lugar de México nunca se va votar por la división, nosotros, los mexicanos siempre queremos un México unido y porque rechazamos la división, desde aquí le decimos que les vamos a ganar”.

La respuesta simple podría ser que Meade se refería a Andrés Manuel López Obrador. Pero lo cierto es que el tabasqueño no tiene el control ni de la economía, las finanzas, el comercio, ni de la delincuencia y la seguridad en México.

Y durante los últimos 30 días lo que México ha sufrido es un duro embate de la delincuencia organizada que ha golpeado principalmente los centros más exitosos de México: Los Cabos, Acapulco, Playa del Carmeny Cancún.

Lo que el país ha sufrido es una escalada de precios en básicos como son las tortillas y se ha generado una falsedad respecto de un  aumento moderado en las gasolinas para crear la percepción de que hubo otro “gasolinazo”.

En la periferia de la capital, en los municipios más populosos y conflictivos del Estado de México – Ecatepec, Chalco, otros de la zona-, se convocó por redes al saqueo de grandes tiendas con el obvio objetivo de crear la percepción de inestabilidad social.

En este mismo lapso ha habido una ola de ejecuciones, con el asesinato incluido de quizá unas 16 muertes de políticos y aspirantes a cargos de elección en el proceso de 2018.

Se incluye en este escenario la confrontación de grupos del PRD y Morena en actos electorales en Coyoacán. Hoy hay versiones –creíbles o no, eso lo dirá finalmente la autoridad judicial de la CDMX-, de que estos eventos fueron instigados y pagados por dirigentes de Morena para auto flagelarse y victimizarse ante medios y población.

En este contexto la pregunta de Meade cobra otra intención, sin descontar tampoco que su mensaje de advertencia incluye a su otro contrincante: al panista Ricardo Anaya. Por ello agregó:

“No reconocemos en esa traición de ideales, a alguien por quien queramos votar, a quien traiciona los ideales, desde Querétaro ¿cómo le decimos? –interrogó a los jóvenes, quienes respondieron:

“¡Fuera!

“¿Cómo le decimos a quién traiciona ideales?

“¡Fuera! –respondieron sus interlocutores-…

“¿A quién traiciona en la política?

“¡Fuera!

“¿A quién engaña en su declaración patrimonial?

“¡Fuera!

“¿A quién esconde sus ingresos?

“¡Fuera!

“¿A quién hace de la corrupción una forma de vida?

“¡Fuera!

“A ellos, desde Querétaro les decimos que les vamos a ganar… ¡Vamos a ganar! Que se oiga desde Querétaro, estamos unidos y por eso les vamos a ganar… No a la división y no a la traición”, indicó en un tono que no se le conocía y que por primera vez prendió a la concurrencia.

Más tranquilo, el aspirante presidencial del PRI-PVEM-Panal indicó que hoy en el país se observan “las peores expresiones de la política, vemos hoy en el país un contagio de esta traición. No solamente la mentira y el engaño, vemos en este país, por primera vez en muchos años, a un gobernador que tortura, vemos por primera vez en el país a un gobernador que engaña, vemos a un gobernador que en Chihuahua se le multiplicó por cuatro la inseguridad y que cada vez que tiene problemas inventa y confronta (en obvia referencia a Javier Corral quien fue acusado penalmente por torturar a Alejandro Gutiérrez quien fue detenido por una supuesta triangulación de recursos para financiar campañas del PRI).

“Desde 1979 en México tenemos un pacto federal que descansa en el rigor y en la verdad, es un comité, un comité integrado por todos los funcionarios fiscales quienes revisan que escrupulosamente se entreguen participaciones y aportaciones y es, además, un esfuerzo enorme el que se ha hecho, que permitió que solamente este año a Chihuahua se le dieran mil millones de pesos por arriba de lo que había presupuestado”, indicó para meterse en algo de lo que sí sabe, porque él fue precisamente secretario de Hacienda.

CORRAL POLITIZÓ EL CASO

Meade sólo le faltó decir lo que si señaló el presidente Enrique Peña Nieto, que al rodearse de panistas y perredistas y otros personajes de la vida pública de México en su conferencia de prensa, donde denunció presiones del Gobierno Federal por haber abierto un juicio penal contra quienes supuestamente desviaron recursos federales a campañas electorales en 2016, el gobernador Javier Corral politizó ese caso.

Peña indicó que la conferencia más bien fue un mitin político lectoral al tener Corral a su lado, entre otros, a los senadores Juan Carlos Romero HicksErnesto Rufo y Luis Sánchez; a Mariclaire Acosta, del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción; a la activista Denise Dresser y al ex secretario de Relaciones Exteriores de Fox, Jorge Castañeda; a Jacqueline Peschard, presidenta del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción; a Alejandro Chanona, de Movimiento Ciudadano; al exsecretario de Gobernación y ex aspirante presiencial Santiago Creel; al diputado excolosista y presidente fugáz del PRDAgustín Basave; a la lopezobradorista Clara Jusidman; a Santiago Nieto, frustrado ex fiscal electoral; al analista y académico don Antonio Crespo; al actor Daniel Giménez Cacho y a la actriz Giovanna Zacarías, entre otros.

En este contexto y con tantos apoyos, el gobernador Corral –quien se ha significado por actuar como un golpeador marrullero a lo largo de su carrera política-, incurrió precisamente en lo que dice repudiar y rechazar, es decir, en la politización de la justicia.

La obvia respuesta del presidente Peña Nieto fue la de rechazar la presión denunciada por Corral y lo invitó a revisar la relación de este Gobierno con los demás gobernadores.

De igual forma la secretaría de Hacienda, en un comunicado, refota paso a paso lo dicho por el gobernador.

A su vez el sonorense Manlio Fabio Beltrones, ex presidente del PRI advirtió que la fiscalía del Gobierno de Chihuahua que encabeza Corral, no garantiza hoy certeza jurídica ni los principios de presunción de inocencia y por lo tanto ha solicitado amparo ante las filtraciones que advierten que existen 3 ordenes de aprehensión en su contra.

“Me veo obligado a acudir a la justicia federal, mediante el juicio de amparo, con el principal objetivo, aunque parezca increíble, de poder acceder al expediente y así́ enterarme de los hechos que aparentemente se investigan a partir de declaraciones hechas por supuestos testigos beneficiados, y en su caso, hacer respetar los derechos fundamentales de los ciudadanos, los cuales, por cierto, parecen no importarle a algunos servidores públicos en aquel Estado”.

Obvio que Beltrones se refería al gobernador Corral.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo