BUZÓN DE CAVILACIONES/ Los lamentos del pobre…

HÉCTOR PÉREZ ESTRADA (CHIHUAHUA). Peguy, un poeta francés, decía, si no mal recuerdo la cita: que no hay un peor sufrimiento que el hambre y que por cada persona que tiene hambre, alguna responsabilidad compartida tenemos los miembros de una sociedad.

 

Por supuesto que los políticos deben buscar resolver el problema de la pobreza en sus países apelando al desarrollo económico que es lo que ofrece riqueza, empleo e ingresos y por consiguiente ahorro. La innovación va muy ligada al progreso económico.

 

Nuestro país no necesita un populista que crea que las respuestas a la pobreza y al impulso del desarrollo económico dependerán de sus decisiones. Ya lo he dicho, y lo reitero, que el populismo  es enemigo de la libertad y de la libertad productiva. Un sano pensamiento liberal en lo económico nos viene muy bien porque ello detona la iniciativa y la generación de bienes públicos. El populista hace promesas para el futuro sin tomar en cuenta los datos duros de la realidad, y los datos duros de la realidad solo se mejoran con libertad y creatividad en la empresa, en el desarrollo económico, en la industria en la innovación, en estar ligados libremente a las comunidades económicas de otras partes del mundo.

 

Pero en México tratar de vender únicamente el discurso de la libertad para producir y la creatividad es un despropósito porque nuestro país, antes que eso, necesita que los políticos lo entiendan realmente: la señora que va de compras al mercado y tiene que devolver dos galones de leche, el profesionista que abarata sus servicios, el padre de familia que abre su cartera y no trae dinero aunque tenga trabajo y se esfuerce mucho, el chavo que abandona la escuela para ayudar a sus padres, el estudiante de una carrera en una universidad particular que aborta sus estudios porque se le atoró la carreta en el pago de sus colegiaturas, etc.  Todos estos actores, que suman millones en México deben sentir que son escuchados y entendidos. Y si un personaje como AMLO que representa muy bien el pensamiento de una izquierda latinoamericana que tiene en el subdesarrollo a casi toda América Latina, será el que ponga la oreja y el interés en escucharlos, e inevitablemente ese personaje será el próximo Presidente de México.

 

Es muy importante que Ricardo Anaya se plantee seriamente dar seguimiento a la caravana de la dignidad iniciada en Chihuahua, pero enfocándola contra EPN, que es sin duda autor intelectual de los desvíos millonarios para campañas denunciados en Chihuahua y que dieron orígen a la caravana.

 

Hoy en día la caravana no puede ser únicamente a pie movilizando a todo México sino en redes sociales debe tener su impacto. Todos los sectores: Las familias, los pobres, los empresarios, los estudiantes, las amas de casa, los deportistas, los actores y artistas, los burócratas, las mujeres,       TODOS LOS SECTORES DEBEMOS MARCHAR para sacudir la conciencia de que México no puede, no debe, caer en el precipicio de la alternativa dispersa, extraña y arrogante que ofrece AMLO.

 

¿Qué hacer entonces?

 

Ricardo Anaya debe brincar la barrera del confort de donde ha dado una batalla muy inteligente y eficaz, lo reconozco, pero para subir en las encuestas, como ha venido sucediendo, se necesita un campanazo nacional que una a todos los sectores en una causa no necesariamente en una personalidad. Esa causa es ir por el gran pillo que hoy intriga contra los gobiernos de extracción panista y es el autor intelectual y operativo de los desvíos multimillonarios para la causa de su partido político.

 

Desde el discurso pequeño burgués no iremos a ninguna parte. Hay que ensuciarse los zapatos y salir a la calle a una caravana que evite que AMLO llegue a la Presidencia de la República con votos y que EPN consiga la amnistía para la gran traición que ha operado contra México.

 

Escuchemos los lamentos del pobre. No necesitamos un mesías. Necesita un Presidente. Ricardo Anaya debe ser ese Presidente. No tenemos una mejor alternativa, no la hay. Es el mejor personaje y el más ético para ofrecer a México un futuro mejor.

www.entresemana.mx

Compartir articulo