ACENTO/ Divertimento político

SALVADOR FLORES LLAMAS. Los hechos de los políticos llevan a no tomarlos en serio para, sino como divertimento, como la aprobación del candidato Bronco por el Tribunal Electoral, que en vez de rechazarlo por no completar las firmas auténticas requeridas, en un fallo “inapelable”  presumió que las tuvo y lo inscribió en la boleta electoral.

La decisión aumentó la pugna INE-TRIFE, desprestigia a los órganos electorales, que con tanto trabajo y dinero construimos, y pone en duda su fallo del triunfo en la elección presidencial.

“Ya éramos muchos y parió la abuela”, dice el refrán.

Al Peje le resurgió lo violento: “En vez de ir a la cárcel quienes falsificaron millones de firmas, porque es un delito, resulta que son candidatos, son exonerados y no pasa nada”, expresó. ¿En serio creerá que el Bronco le va a restar votos (dice que para eso Peña Nieto ordenó al Trife hacerlo candidato) y que entre populista y populista nomás las patadas se oirán?

Para acabar ponto, el prestigiado jurista Diego Valadés expresó “El Bronco debe estar sentenciado y en prisión, y no en la boleta electoral”.

Eso incita a los millenials a no votar y mofarse de la política, pues son más despiertos que las  generaciones anteriores por su mayor su preparación.

Tampoco puede tomarse en serio a Claudia Sheinbaum, candidata de Amlo al gobierno citadino, que rehuye ir al fondo del colapso del Colegio Rebsamen con sus 26 víctimas, porque  fue cómplice al permitir, como delegada en Tlalpan, que siguiera funcionando, aunque lo prohibió la autoridad de la CDMX

Otra muestra de la “honestidad valiente” que aprendió de Andrés, quien guardó en secrecía las operaciones de los segundos pisos del DF hasta 2024, cuando cree será el amo de México y nadie podrá objetarle algo.

Una prueba más de la corrupción de la izquierda que Mikel Arriola les restregó a Sheinbaum y a Barrales en los debates de Loret de Mola en TV y radio este miércoles 11. Alejandra se parapetó en sus declaraciones 3 de 3 para no explicar su enriquecimiento ilícito en los cargos públicos.

Lástima que el avance de Arriola ya no pueda empujar a Meade para dejar el tercer lugar en las encuestas presidenciales, por más que sus publicistas le digan que rasguña el segundo, y que la situación del PRI en los 8 estados que renovarán gobernadores el 1 de julio lo induzca a un nuevo colapso, pues allí el cielo está muy encapotado.

Dejará de gobernar Jalisco, Chiapas y Yucatán (el PAN le da aquí intensa batalla), se prevé que perderá en Tabasco, Veracruz, Puebla, Morelos y Guanajuato, y ojalá a Mikel le alcance el tiempo para arrebatar a la izquierda la CDMX, tras 21 años que Cuauhtémoc Cárdenas  derrotó a Alfredo del Mazo González, padre del actual gobernador del Edomex.

Si en 2017 Beltrones salió de líder nacional del PRI porque perdió 5 de los 9 estados en disputa, ¿qué cabezas rodarán por el fracaso que se avecina?, pues al repudio creciente al PRI y a Peña deben añadirse los errores de las cúpulas tricolor y de la campaña de Meade por imponer candidatos inadecuados no sólo para gobernadores, sino para diputados y senadores.

Se habla de pleitos internos entre sus estrategas y de la patente ineficacia de Ochoa Reza en el timón, de la desilusión de Aurelio Nuño por no haber sido el “ungido” y de impresentables que destilan desprestigio, como Javier  Lozano, vocero de J. Antonio, quien traicionó al PRI por el “hueso” que le lanzó Felipe Calderón, su ex condiscípulo en la Libre de Derecho.´

Por otro lado, cual si faltaran criminales y corruptos entre los candidatos de Morena, la PGR detuvo al prospecto a alcalde de Reynosa, Tamaulipas, Camilo Martínez Cortés por vínculos con el Cartel del Golfo; como Rigoberto Salgado, ex delegado en Tláhuac, cómplice del “Ojos”, brazo del Cartel Jalisco Nueva Generación, que va para diputado federal.

Ya tenía el Peje, entre otros, a Napito  Gómez Urrutia, a quien hará senador, sin vivir en el país y a quien dijo no conocer; por eso cabe preguntar ¿con cuanto lo convenció?

Uno no sabe si reir o llorar por la propuesta desesperada de Meade de debatir cada semana con Amlo para “contrastar tus ocurrencias con mis propuestas”. Y vaya las puntadas del Peje, como congelar el precio de las gasolinas. ¿Creerá que su “amor y paz” convencerá a Arabia Saudita, EU y demás países petroleros a “no menialle” a sus cotizaciones  para darle gusto?

¿Sentirá la lumbre llegarle al aparejo con el candidato Bronco, que rivalizará con él en ofertas populistas, pues –según dijo- por eso Peña Nieto ordenó que le dieran la candidatura? ¿A poco de veras piensa que rivalizará con él y entre mula y mula nomás las patadas se oirán?

Por otro lado, Luis Enrique Mercado, especialista en temas económico-financieros, apunta: Si López Obrador dará un salario de 2,300 pesos mensuales a 2.5 millones de “ninis” (que los gastarán en alcohol y drogas) en vez de ponerlos a trabajar, y lo hará sin aumentar los  ingresos del país; se considera que es un acto maravilloso y que vale la pena votar a favor de tal idea.

Y si promete que México será una nación autosuficiente en alimentos y que no volveremos a importar ni maíz ni frijol, se piensa que es un estadista por el que vale la pena votar para que aplique sus maravillosas ideas.

 

A ver cuantos  bobos le creen sin ver que todas sus promesas son para ganar votos, al cabo si llega a Presidente quién va a reclamarle.

Corre el chascarillo: el Peje no fue a felicitar a Salinas de Gortari (a quien ya perdonó y retiró el mote de “innombrable”) no fuera que pidiera devolverle los 10 millones (10 mil, cuando aún no le quitaban tres ceros al peso) que ordenó a Ebrard entregarle para que volviera con sus barrenderos a Tabasco.

¿O, a poco, también a él le hizo de chivo los tamales su contlapache Marcelo, autor del máximo timo al erario capitalino con la Línea 12 del Metro, para la que obtuvo del presidente Calderón 13 mil millones, a quien se le escondía en actos públicos para ni siquiera saludarlo?

llamascallao@hotmail.com

@chavafloresll

www.entresemana.mx

Compartir articulo