DIARIO EJECUTIVO/ Fundamentalismo neoliberal y retroceso social

>> El Dios Libre Mercado y sus apóstoles de la IP

>> Siria, Noruega, Desfassiaux, Romero, Slim, GMC

ROBERTO FUENTES VIVAR. Da tristeza ver cómo, con pretexto de las elecciones presidenciales, se puede ver todos los días en las redes sociales un fundamentalismo neoliberal, que significa un retroceso socio-educativo de al menos 50 años en nuestro país.

Este fundamentalismo, en el que Dios es el Libre Mercado y sus apóstoles son el presidente de la República y los empresarios, ha permeado de tal manera que es comparable con las campañas que, dentro del oscurantismo, se realizaron hace casi seis décadas y que culminaron en septiembre de 1968.

Vamos por partes: el 22 de abril de 1961, Pedro Velázquez, director del Secretariado Social Mexicano (SSM) firmaba una carta –reproducida en la Gaceta Oficial del Arzobispado de México-, dirigida a todos los sacerdotes, en la que se daba cuenta de que luego de varias reuniones (con organizaciones sinarquistas, panistas, empresariales y católicas) se llegó a dos conclusiones: la primera era iniciar una campaña de oración por Cuba y los países comunistas y la segunda “lanzar por todo el país una campaña con el lema: “¡CRISTIANISMO SÍ, COMUNISMO NO !”.

Las reuniones secretas daban cuenta –según una investigación de María Martha Pacheco de la Universidad Autónoma Metropolitana- de que el gobierno (en los sexenios de Adolfo López Mateos y Gustavo Díaz Ordaz), las universidades, los hospitales, Los bancos, las empresas paraestatales, los sindicatos (como la CTM y la CROC) y las escuelas, estaban infiltradas por agentes que “presentan al comunismo como defensor de los débiles, vengador de las injusticias sociales, paladín de la libertad y factor indispensable para la prosperidad de los pueblos. Pero la realidad es otra. Pretende destruir toda religión y borrar del mundo hasta la idea de Dios”.

“El comunismo no es algo nebuloso e intangible que apareció ha mucho tiempo en Rusia. El comunismo está aquí. Sus agentes viven en nuestras ciudades, tratan de pervertir a nuestros hijos, escriben los libros que ellos serán obligados a estudiar en sus escuelas”, decían textualmente algunos documentos.

La campaña tuvo tal éxito que miles de personas colocaban –en muchas ocasiones sin entender de qué se trataba- en la puerta de sus casas y en sus automóviles el letrero “¡CRISTIANISMO SÍ, COMUNISMO NO!”.

A esta actitud de millones de católicos se le consideró una campaña fundamentalista mexicana realizada muchos años después de la Revolución Cristera y casi inmediatamente posterior al macartismo estadounidense que se desarrolló entre 1950 y 1956.

Posteriormente, tras por lo menos un lustro de iniciada la campaña, sus organizadores señalaban su éxito y decían que fue una “de las más eficaces que se hayan desarrollado en el país. Hasta la región más apartada llegó con claridad el mensaje de la posible llegada del comunismo”. Claro, los organizadores se cuidaron muy bien de no entrar en conflicto con la masa laboral: “los católicos deben de cuidar mucho que su actitud anticomunista no aparezca nunca como una oposición a la elevación de la clase trabajadora”.

La campaña tuvo una culminación trágica: el 14 de septiembre de 1968, varios trabajadores de la Universidad Autónoma de Puebla que iban de excursión a La Malinche, fueron linchados en la población de San Miguel Canoa, porque supuestamente “eran comunistas”. Este episodio ha merecido libros y películas por el retroceso social que significaba este tipo de fundamentalismo y de eso hace ya 50 años.

 

Dios Contra el Diablo

 

Hoy, los fundamentalistas neoliberales (hay muchos que ignoran su pertenencia a esta especie de secta) bautizan a cualquiera que no coincida con sus ideas con motes como “populistas” (no tienen idea de que lingüísticamente esta palabra puede ser sinónimo de democracia), “comunistas” o “socialistas” sin tener muy claro a qué se refieren.

Un ejemplo (muy aparte de los cientos de textos y memes que sobre este tema aparecen relacionados con las elecciones), hace unos días en Facebook un amigo publicó un mensaje señalando la atrocidad del bombardeo a Siria. Inmediatamente alguien respondió que era inhumano como habían masacrado a civiles. Una persona (que podría considerarse fundamentalista neoliberal) inmediatamente le contestó que lo mismo pasaba en Cuba, Nicaragua o Venezuela.

Pero vamos a ver ¿Qué es el fundamentalismo?: La Real Academia Española tiene tres versiones: 1. Movimiento religioso y político de masas que pretende restaurar la pureza islámica mediante la aplicación estricta de la ley coránica a la vida social. 2. Creencia religiosa basada en una interpretación literal de la Biblia, surgida en Norteamérica en coincidencia con la Primera Guerra Mundial. 3. Exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida.

Casi todos los investigadores coinciden en que la palabra “fundamentalismo” fue creada por un grupo de evangélicos conservadores, quienes entre l9l0 y l9l5 publicaron en Chicago una serie de folletos llamados “The Fundamentals, a testimonium of the Truth” y se auto-denominaron “fundamentalistas”.

Angelina Pollak–Eltz (una científica social que nació y murió, apenas hace dos años en Austria, pero ejerció la mayor parte de su vida en Venezuela), señalaba: “Para hacer frente a la inseguridad moral de nuestros días surge el fundamentalismo, que fomenta seriedad, adherencia a reglas fijas de comportamiento y el retorno de las costumbres ancestrales. El fundamentalismo preserva la ortodoxia e instrumentaliza las tradiciones. Rechaza la orientación del “humanismo secular”, que fue muy alabado por los liberales, pero indudablemente no sirve para guía universal. El fundamentalismo crea imágenes y complejos cerrados, que facilitan la interpretación de todo el mal que existe en el mundo. Se basa en un principio dualístico: Dios contra Satanás, el bien contra el mal, conceptos que simplifican los patrones de orientación y forman la base de un pensamiento filosófico rígido. El fundamentalismo también engloba conceptos apocalípticos”.

Bajo la tercera acepción de la Real Academia (exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina o práctica establecida) y de acuerdo con los conceptos de Pollak–Eltz, podría definirse al fundamentalismo neoliberal de la siguiente forma: se trata de la exigencia intransigente de sometimiento a una doctrina económica que fomenta la adherencia a reglas fijas de comportamiento, crea imágenes y conceptos cerrados, se basa en el principio dualístico de Dios contra Satanás y promueve conceptos apocalípticos.

 

¿Qué dice el Papa del Comunismo?

 

La vieja lucha de Dios contra Satanás parecía haberse desterrado de la sociedad mexicana a través de avances del sistema educativo de varias décadas, pero ahora regresa por sus fueros con más fuerza a través del fundamentalismo neoliberal que entre otras cosas promueve lo siguiente:

1.-Desconocer la realidad, exaltar a Dios (el libre Mercado), combatir al Demonio (el populismo) prometiendo a los practicantes de esta doctrina el Cielo (esa mejoría económica que algún día va a llegar) como premio por la obediencia supina y el sometimiento. De estos hay múltiples ejemplos. En México tenemos más de 30 años esperando la tan anhelada mejoría económica

2.- Manejar conceptos apocalípticos que conlleven al miedo. “Si cambiamos de modelo estaremos como en Venezuela, Cuba o Nicaragua”. Desde luego los seguidores de esta secta desconocen totalmente lo que sucede en Cuba, Venezuela o Nicaragua y únicamente se basan en lo que dicen que se dijo que le pasó a alguien.

3.-Crear interpretaciones ad-hoc para manejar una realidad a modo del fundamentalismo neoliberal. Por ejemplo, el este sentido el presidente Enrique Peña Nieto decía en la Cumbre Iberoamericana de Perú: “el país debe evitar regresar a los modelos fracasados del pasado que ocasionaron endeudamiento y crisis”. Nadie sabe a qué modelos se refiere, porque la historia dice que el socialismo sigue vivo (por ejemplo en Noruega, en donde es exitoso) y los dos últimos sexenios en los que hubo un crecimiento económico superior a seis por ciento en México fueron los de Luis Echeverría y José López Portillo (considerados diabólicos por los fundamentalistas neoliberales) por lo que no fueron tan “fracasados” como los actuales en donde el crecimiento promedio es inferior al tres por ciento.

Lo curioso es que, mientras en México se promueve el fundamentalismo neoliberal para evitar que el modelo económico sea modificado por diabólicos cambios que intentan regresarnos al pasado, el actual Papa, ha eliminado de raíz fundamentalismos como el de “¡CRISTIANISMO SÍ, COMUNISMO NO!”.

En una entrevista para un medio italiano el Papa Francisco decía:

-El socialismo de Marx y el comunismo querían construir una sociedad caracterizada por la igualdad.

-¿Usted también se refiere a una sociedad de tipo marxista?-, le preguntó su entrevistador.

-Si acaso son los comunistas quienes piensan como los cristianos. Cristo ha hablado de una sociedad en la que decidan los pobres, los débiles y los excluidos. Para obtener igualdad y libertad debemos ayudar al pueblo, a los pobres con fe en Dios o sin ella, y no a los demagogos o a los Barrabás-, decía.

¿Si ahora el Papa le da el beneficio de la duda a Marx y al comunismo, porque el Nuevo Dios del Siglo XXI, el libre mercado se lo niega, sin fundamentos? Responde el filósofo del metro: porque, como decía Hitler “ante Dios y el mundo, el más fuerte tiene el derecho de hacer prevalecer su voluntad”.

 

Tianguis

 

Líneas arriba mencioné el caso de Noruega que se ha convertido en un modelo de socialismo moderno. Su primera ministro, Erna Solberg, estuvo en nuestro país hace unos días. Aprovechando su visita, Enrique Peña Nieto dijo que de la experiencia petrolera noruega se tomaron para la reforma energética el enfoque de transparencia en las licitaciones y el Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo. Es muy probable que los técnicos mexicanos copiaran el modelo petrolero de Statoil, pero seguramente lo hicieron al revés. Nada más como principio, casi todas las decisiones de política económica de Noruega se basan en el fortalecimiento de la rectoría del Estado en la economía y en la consolidación de su empresa energética. En México cada medida que se toma se basa en la eliminación de la rectoría del estado en la economía y en el debilitamiento de Petróleos Mexicanos. Pero eso sí el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell no dejó de presumir ante la visitante que “las nueve licitaciones petroleras de México se realizaron bajo los más altos estándares de transparencia” ¿Quién le cree?…  Interesante que Alejandro Desfassiaux, presidente Fundador del Consejo Nacional de Seguridad Privada y autor del libro “Cómo poner un alto a la inseguridad en México”, presentó formalmente ante el Senado, sus cinco propuestas para mejorar la seguridad, entre las que se encuentran la restauración de la Secretaría de Seguridad Pública Federal, la modificación de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal. Asimismo y la creación del Colegio Nacional de Policía, para homologar criterios y profesionalizar mandos. “Cuando uno observa los números y las estadísticas de los índices delictivos, se queda helado; son números solamente comparables con países que están en guerra. Es muy triste, pero no podemos quedarnos cruzados de brazos; tenemos que pasar de la crítica a la propuesta”, dijo ante senadores…  La semana pasada fue reconocido el trabajo desempeñado como legisladora por Cecilia Romero Castillo, quien la primera mujer presidenta del Partido Acción Nacional. Además se desempeñó entre 2006 y 2010 como Comisionada del Instituto Nacional de Migracioìn y ahora busca de nuevo llegar al Senado de la República… Seguramente varias de las noticias más interesantes de esta semana serán las que surjan en la conferencia de prensa que sustentará este lunes Carlos Slim Helú. Lo más probable es que, al igual que las anteriores, sea maratónica y aborde diversos temas como el político en este momento electoral… General Motors Company (GMC) es la marca Premium mejor evaluada por el Índice de Satisfacción del Cliente de Ventas de J.D. Power México. En SUVs y pickups Alcanzó un puntaje de 889, por lo que Pamela Arteaga, gerente de Mercadotecnia de GMC, dijo que para la empresa “nuestros clientes son el impulso número uno para reinventarnos día con día y desarrollar camionetas con alto nivel de lujo y tecnología que superen sus expectativas”.

filosofodelmetro@yahoo.com.mx

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo