¡QUE CONSTE,… SON REFLEXIONES!/ La fractura del sistema

SÓCRATES A. CAMPOS LEMUS. Las fuerzas económicos son fuerzas políticas y ellos manejan y manipulan las inversiones o las tendencias económicas que lesionan o apoyan al país de tal suerte que siempre hay puentes tendidos entre ese enorme poder con los que operan el poder político que, al final de cuentas, vienen siendo como los empleados de los que operan el poder económico.

Contaba Catón, en uno de sus artículos, una anécdota con el viejo cacique de San Luis Potosí, Gastón N, Santos, cuando llegó un presidente municipal a reportase con él y a “pedirle consejo”. El viejo cacique le dijo: “Tienes que estar bien con los ricos del pueblo porque ellos tienen poder económico y te pueden joder, tienes que estar bien con el cura del pueblo porque ellos tienen poder religioso y te pueden joder, tienes que estar bien con el maestro del pueblo porque tienen poder social y te pueden joder. PERO, SOBRE TODO, TIENES QUE ESTAR BIEN CONMIGO, PORQUE YO NO TE PUEDO JODER, YO,  SI TE CHINGO”,     Y ESOS TIEMPOS NO HAN CAMBIADO mucho en el país. Recordamos la saña de los ataques en contra de Luis Echeverría cuando el famoso atentado en contra de  Eugenio Garza Sada, donde el secuestro fracasa pero el empresario muere desangrado en esa operación. Los discursos de odio de uno y de otro lado tensaron mucho las relaciones entre empresarios norteños y el gobierno de Echeverría. Años después, platicando con uno de los altos miembros de ese clan económico, le preguntaba yo sobre este tema y me contestó: “Finalmente, no pasamos de los dimes y diretes, de las mentadas y las confrontaciones, pero en la realidad, jamás se atrevió a tocarnos los bolsillos porque entonces sí hubiéramos tenido mucho problema y más él, la realidad es que, al final de cuentas, ganamos mucho más en ese tempo que en los que estábamos en paz con el gobierno”.

En esos tiempos operaban los grupos institucionales de organismos que controlaban los sectores: el campesino, el obrero, el de las clases medias, y este control le permitía al gobierno mantener los famosos equilibrios en el poder o poner o quitar políticos, además, contaban con el control brutal y serio de los medios de comunicación y la voluntad del presidente se operaba desde la Secretaría de Gobernación, de la PGR y del poder judicial, así que el poder, además, se ejercía como si fuera un auténtico poder dictatorial, al romperse esos equilibrios, no se tuvo la fuerza ni la visión para sustituirlos con nuevos cuadros políticos, el famoso grupo Monterrey vendió sus empresas y ya no existe como grupo empresarial, sino como grupo de presión política, y los sectores obrero, campesino y popular se fraccionaron y no son ni sirven para nada, ni para pegar propaganda a favor de su partido, los maestros también se fraccionaron y los universitarios y los estudiantes de educación media y superior perdieron la capacidad de movilización, y ese vació de poder, ahora, lo viene llenando el nuevo poder que es real y enlaza a los políticos, empresarios, policías, financieros y banqueros y es, nada menos que, la fuerza real del crimen organizado que actúan como sicarios del poder político y económico, y así, ahora, ya no se utilizan a los policías y al ejército para eliminar a los que no sirven o no les son de utilidad a los miembros del poder real, sino que, se puede justificar su eliminación por medio de esos sicarios, y nadie alega nada o bien, solo se ingresa a la larga lista de desaparecidos o asesinados por relaciones turbias, y esto, ha tenido un alto costo para el país, ya que muchos de los jefes de esos grupos mafiosos han demandado su participación en el control real del poder político en sus zonas de influencia, tal como se demuestra en Chiapas, Guerrero, Veracruz, Puebla Michoacán, Tamaulipas, Oaxaca, Quintana Roo, Estado de México, donde muchos malandrines o sus representantes llegan al poder político y de control de municipios, diputaciones, senadurías e incluso gubernaturas, como en Tamaulipas o Veracruz, y este es el verdadero mal que nos viene generando la inseguridad y la corrupción…

Todo esto y más, ha generado que la ciudadanía tenga una clara visión y molestia contra el gobierno y sus políticas, que esté profundamente desconfiada de los partidos y los políticos, que tenga desconfianza en las instituciones y así, las posibilidades reales de una confrontación social son serias, y se necesita de un política “populista” que sea capaz de controlar la ira y el encabronamiento y desconfianza popular, porque no es como dijera Don Porfirio, “ese gallo quiere maíz”, ante las protestas que se controlaban con dinero, no, ahora se tiene que controlar con acciones políticas populistas, y así se dan las condiciones para los cambios en el país, digan lo que digan, muchos de mis amigos me dicen que el mejor sería Meade, otros mochos que “canalla” y los más, aceptan con resignación que sea, el que ya saben quién, a pesar de que todos están convencidos de que hay amarres y negociaciones de alto nivel para que se garantice la gobernabilidad en el país, y en este sentido, podemos adelantarles que, si queda algo del PRI, el que lo puede rescatar sería Alejandro Murat y sería el posible contendiente para la próxima elección, incluso, podrá ser por la vía independiente… y al tiempo, que nos dirá la verdad…Para conmemorar los 82 años del IPN, en Oaxaca se celebra una carrera de once y cinco kilómetros el día 20 de mayo, participemos por la educación pública, laica y gratuita…

www.entresemana.mx

Compartir articulo