SIN RODEOS/ Huerta, líder de comunicación

FERNANDO HERNÁNDEZ GÓMEZ (TABASCO). De manera artera fue arrebatada la vida, ayer por la mañana, al empresario y periodista radiofónico y de televisión, Juan Carlos Huerta Martínez. No se conocen aún el móvil, ni a los autores de su homicidio, pero esta pérdida irreparable enluta, además de sus seres queridos, al gremio de la comunicación y a los tabasqueños pues, con sus méritos y bemoles, se trata de una figura pública a la que diariamente escuchaban, en su noticiero vespertino Panorama Sin Reservas y en la emisión nocturna de Notinueve, miles de personas.

No habré de enjuiciar aquí –por respeto a su ausencia y a sus deudos– ni su desempeño como comunicador ni su modo de vida que ayer todavía algunos cuestionaban, pero sí hay que hay remarcar dos cosas en lo sucedido ayer en la ranchería Emiliano Zapata, municipio de Centro –donde se ubica el fraccionamiento en que tenía su residencia–: una, que su asesinato consternó al medio periodístico del estado y tuvo resonancia más allá de las fronteras de México, y dos, generó una movilización de las autoridades que buscan a los autores de este cobarde crimen.

¿Cuál fue el móvil? ¿Por qué atentar contra la vida de un comunicador, hombre de empresa, padre de familia y ser humano?

Creo que Juan Carlos Huerta mantenía, además de trato personal en su calidad de conductor de un programa noticioso, relaciones de amistad con muchos actores políticos; a no ser que alguien me lo precise, los seis candidatos a la gubernatura fueron sus amigos y se decía que dos de ellos, eran sus socios.

‘Hasta dónde hemos llegado con este clima de descomposición’, exclamaron algunos apenas corrió como reguero de pólvora la noticia del homicidio. ‘¿Quién sigue?’, preguntaban otros comunicadores en los grupos de redes sociales. Voces que no hicieron otra cosa, más que enrarecer el ambiente.

Lo que percibimos es que a Juan Carlos Huerta lo mataron con alevosía y ventaja; que sus victimarios iban por él, que sabían dónde vivía, cuáles eran sus pasos y rutinas. Las autoridades descartaron el robo.

Hasta en tanto no conozcamos el móvil, fuera de toda especulación, no podrán hacerse conclusiones tan precipitadas o viscerales de este condenable y lamentable hecho. Lo digo como comunicador con 36 años en el oficio. No se vale salir a decir: ¿Quién sigue?, cuando lo que debe preocuparnos es la seguridad del gremio y de toda la sociedad, pues este hecho y cualquier otro atentado a los ciudadanos, exhibe cuán frágiles somos ante seres sin entrañas.

Dejemos que las autoridades hagan su trabajo. Exijámosles que actúen con profesionalismo y celeridad en las indagatorias para atrapar a los responsables.

Confiemos en que este crimen no quedará impune, pues además del personal que comisionó la Fiscalía General del Estado (FGE), el titular de la Fiscalía para la Atención de los Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión, adscrita a la PGR, Ricardo Sánchez Pérez del Pozo, asignó a un director y dos fiscales del ministerio público para que trabajen en el caso.

El titular de la FGE, Fernando Valenzuela Pernas manifestó ayer que el gobierno estatal “está comprometido en el esclarecimiento de los hechos, garantizando que se llegará a las últimas consecuencias para la identificación de los responsables del artero crimen para que rindan cuentas ante la justicia”.

Esperemos que, ahora sí, la FGE logre resultados prontos y efectivos.

Mucho podemos ayudar si no colaboramos a seguir inundando el ambiente de especulaciones. Descanse en paz Juan Carlos Huerta. Un abrazo a sus deudos.

REACCIÓN INMEDIATA

A los pocos minutos de ocurrido el homicidio del comunicador tabasqueño –condenado por todos los candidatos a la gubernatura y dos abanderados presidenciales–, el gobernador Arturo Núñez Jiménez dio sus primeras impresiones y reveló que la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) le reportó que no hubo robo y que se trató de una lamentable ejecución. El mandatario, quien lamentó el hecho, reconoció que Juan Carlos Huerta, a quien consideró su amigo, era un líder comunicador.

Entrevistado al término de la sesión de clausura del primer periodo ordinario de sesiones del Congreso local, el secretario de Gobierno, Gustavo Rosario Torres rechazó que por hechos de violencia como el sucedido este martes, esté rota la gobernabilidad en Tabasco. “De ninguna manera”, sostuvo el responsable de la política interna. Afirmó que las autoridades harán su trabajo.

AL GRANO

NO ERA PARA MENOS… Se pospuso el debate de candidatos a la alcaldía de Centro, para el lunes 28 de mayo… ¿Irán todos?

fdohernandezg@hotmail.com

www.entresemana.mx

Compartir articulo