HOMOESPACIOS/ La cultura… y otras reflexiones postelectorales

Glen Rodrigo Magaña

Ciudad de México, 8 de julio (entresemana.mx). Cerramos este periodo de elecciones con algunas reflexiones: la primera, es una crónica y resumen del modelo que nuestra próxima secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, planea implementar para dar participación a los hacedores del arte al poner en la tierra nuestra cultura; continuamos con una denuncia, que desde el periodismo cultural realizamos hacia el área de comunicación social de la Secretaría de Cultura y la mafia que impera en este sector; los resultados, que dentro de los comicios del 1 de julio dan una clara decisión de la ciudadanía y expresa la urgencia de un cambio, así como de una reestructuración partidaria que ha quedado destrozada; para cerrar con una serie de sentimientos ciudadanos que se reflejan… en la mirada de AMLO.

En el marco del proceso electoral realizamos una amplia cobertura que constó de: un serial de seis partes que titulamos “La cultura: reflexiones en tiempos electorales”, así como tres artículos dedicados a los perfiles culturales de cada uno de los candidatos a la presidencia, las propuestas de los representantes de cultura de las tres coaliciones y uno más que detalló el proyecto de la coalición Juntos Haremos Historia, además de cubrir la jornada electoral del 1 de julio, desde el voto del licenciado Andrés Manuel López Obrador, el Instituto Nacional Electoral y el discurso de nuestro próximo presidente en el Hotel Hilton del Centro Histórico.

El aprendizaje fue bastante enriquecedor desde la trinchera de un medio emancipado, las complicaciones se convirtieron en nuestros maestros y el conocimiento la clave para dar el siguiente paso, pero lo nuestro, lo nuestro, es el ámbito cultural, así que les presentamos este artículo para cerrar esta etapa electoral.

Alejandra Frausto… por un nuevo modelo de hacer cultura

Ignoraba casi la totalidad de su proyecto antes de una charla que ofreciera en el Foro Bar El Vicio de Coyoacán, éramos alrededor de unas cincuenta personas, Regina Orozco desde su particular personalidad decía con voz certera, como si fuera una profeta: “Nuestra Secretaria de Cultura”, mientras Alejandra Frausto pintaba una sonrisa en su rostro y en esta sala teatral escuchábamos atento sus propuestas.

Así conocí a quien será la titular de la Secretaría de Cultura, me impactó su sencillez, ya que en mi trato con funcionarios culturales existía ese sentimiento de división, ya saben… con la pose que caracteriza a ese tipo de personas, pero Frausto era completamente diferente, de forma accesible me dijo que con gusto me daría una entrevista.

Tardamos un tiempo para que se lograra, pero en cada encuentro donde participaba, desde el de la Reforma Cultural, en TV UNAM y con el análisis de cada nota publicada sobre Alejandra Frausto, mi curiosidad informativa aumentaba, entendía día a día al personaje, su visión como servidora pública era totalmente congruente y su proyecto aún más.

En la Universidad de la Comunicación fue donde nos otorgaría la charla, el planteamiento era conocer cómo se construía el servidor público, así que descubrimos una faceta que no detallaban otros medios, la base de ¿Quién era? y así fue el remontarnos a sus primeros años, sus intereses, aficiones, su trayectoria antes de involucrarse en la cultura, su visión y cómo se integraba su proyecto, el apellido de ese artículo y entrevista fue “…el poder de la cultura”, frase que enmarcaba en cada una de sus participaciones con diversos sectores artísticos y nombre de su proyecto presentado con Abre Más Los Ojos.

Después, con los jóvenes de la Universidad de la Comunicación, se mantuvo un diálogo bajo la lupa de nuestro arte en el mundo, periodismo y comunicación cultural, donde llenó el foro principal de esta casa de estudios, creando un gran interés entre los estudiantes.

La política cultural de Frausto se encuentra en la tierra, sin presunciones, en donde pertenece, se  nutre y crece, con la gente, que no solo muestra una apertura al derecho de las audiencias, también a crear cultura, a no verlo como algo ajeno o para “personas sofisticadas” como nos han hecho creer, la cultura, como ella asegura, es para todos.

Bajo la bandera de inclusión, la próxima secretaria de cultura buscará provocar el arte, las misiones culturales serán el vehículo y la cultura comunitaria, parte de la estrategia para revertir la violencia, regresar el valor a lo fundamental: nuestras raíces tradiciones, música y expresiones artísticas originarias.

Respecto a las grandes producciones, continuarán existiendo, también ha comentado que se trabajará con las empresas creativas y se otorgarán incentivos, así como capacitación para que los colectivos logren ser autosustentables. El FONART formará parte de la Secretaría de Cultura, se realizarán varios proyectos de manera transversal con otras secretarías de estado y la educación artística se incluirá dentro de los programas de la SEP, tanto a niños como a maestros, todo ello, entre muchos otros puntos que puedes consultar en su proyecto Poder de la Cultura y descargar en el link: https://drive.google.com/file/d/1NuW45vOZPFwKTTbotdT6f-C4yTgs4Hfs/view

Periodismo cultural… al servicio de la denuncia artística

Fue hace como un par de meses, cuando un periodista de trayectoria, me comentara a las afueras de un café cercano al Metro Eugenia: “Tienes que escribir más de política Glen, la cultura está bien, pero no te abrirá las puertas…”.

Nunca me involucré en esto para obtener algo, desde un principio fue simplemente por un anhelo, la sed cultural es algo que nunca logra saciarse, se vuelve una adicción. Pensar en el siguiente artículo, la nota del día, la crítica teatral, la admiración fílmica, la interpretación emotiva de un retablo, las delicadas cinceladas de una escultura, el amor intenso y sublime por la música, la pasión por las letras, una lectura que te convierte en su amo, danzas que te seducen, artesanías que te hablan. En fin, es el espíritu humano reflejado en sus obras, es vivir, crear, sentir y alimentarse.

He tenido el privilegio de reseñar el arte, desde los exquisitos de la “Alta cultura”, hasta los escenarios de banqueta, desde la genialidad de maestros hasta el ingenio y frescura de los emergentes, porque lo mejor de la cultura es que no tiene clase social, ni raza, ni frontera alguna… es libre, y ejercer el oficio de reportero de cultura, brinda esa hermosa independencia.

La realidad es que el periodismo cultural es complejo, no tanto en su práctica, más bien en su sobrevivencia, apoyo y difusión.

Aquí llegamos a un tema que he esperado por muchos años escribir. Hablemos del área de comunicación social de la Secretaría de Cultura y de su actual titular, pondremos nuestro propio caso como ejemplo: por más de cinco años, el “comunicólogo” y “servidor público” de esta Secretaría, nunca tuvo la atención de recibirnos como medio especializado en cultura, incluso ni aceptar una sola llamada telefónica, todo lo logrado fue a través de cada una de las instituciones o dependencias culturales, así que resistimos como pudimos, sin contar con la participación de pautas publicitarias, ni acreditaciones a los grandes festivales y mucho menos algún tipo de relación pública, ya que las puertas del funcionario siempre permanecieron cerradas para nuestro medio Homo Espacios.

Así que es momento de hablar, por los muchos artistas, trabajadores de la cultura, producciones y contratos, a quienes también se les ha negado la oportunidad debido al clasismo aburguesado que ha prevalecido en la Secretaría de Cultura en este sexenio.

Así que para esto también el periodismo cultural es un instrumento, para la denuncia del sector artístico porque la mafia también impera, domina y ha contaminado el ámbito cultural: los recursos no cuadran señores funcionarios, ¿dónde está el dinero?, ¿cómo se ha aplicado según ustedes?, veamos su incremento durante este año en el presupuesto, comparemos cifras, analicemos los donativos y seguros patrimoniales del sismo de septiembre del año pasado, los programas que no se han efectuado, los recortes de personal injustificados en sus nóminas para que al final lo cubran con números falsos, su hipocresía al seleccionar solo los proyectos para sus amistades o para cobrar después los favores y eso, es solo un botón, una rayita de la muestra de estos administradores aristócratas de la cultura.

Los resultados…

Lo acontecido el pasado domingo 1 de julio fue una muestra del poder de la ciudadanía, esa fuerza que nadie pudo detener, la avalancha de electores contó con una participación del 62.65 por ciento del padrón electoral y según los datos oficiales, desde 1994 no se había contado con una ventaja tan clara entre el primero y segundo lugar. Andrés Manuel López Obrador gana con el 53.19 por ciento de los sufragios, con una ventaja de más del 30 por ciento de Ricardo Anaya Cortés, quien quedara en el segundo sitio con el 22.27 por ciento.

Iniciamos el camino con un país que se encuentra, sí con una alegría inmensa en su mayoría, en otros sectores con el sabor de la resignación, algunos con cierta amargura y unos cuantos lógicamente manifiestan el agravio que provoca el haber cometido tanto abuso. Al final, de cualquier lado de la ecuación, el cambio era indispensable, ahora con un gobierno que no es partidario, sino más bien un movimiento, y ahí la encrucijada que muchos no lograron entender.

En los restos del poder se detallan algunos datos: el Partido Acción Nacional recoge lo que le queda… Yucatán, Guanajuato y Puebla; el Partido de la Revolución Democrática cae como cuarta fuerza electoral, aún gobierna Michoacán pero tendrá solo siete senadores y 21 diputaciones; el Partido Revolucionario Institucional pierde hasta en Atlacomulco, que ahora se pinta de MORENA y contará ya con su coalición: con el Partido Verde Ecologista de México y Nueva Alianza, dentro de la Cámara de Diputados con tan solo un 12.6 por ciento de fuerza parlamentaria y el 17.9 por ciento del Senado. Así, las cifras en estas elecciones favorecen casi en todo a la coalición Juntos Haremos Historia (MORENA, PT y PES).

La partidocracia en México sufre uno de los colapsos más fuertes de su historia, en el escenario político, el PRD, PVEM, PES, MC y Nueva Alianza, podrían perder su registro, esto también llama la atención, ya que los votantes no están de acuerdo en que los gastos excesivos que se les brindan a los partidos políticos continúe y parte de resolver esto es reducir el número de participantes.

En la mirada de AMLO…

Afirmar que el licenciado Andrés Manuel López Obrador -virtual ganador de las elecciones para la Presidencia de México 2018–2024-bes toda la solución, es estar completamente errados, en mucho dependerá de una transformación social profunda. La mentalidad de cambiar el “yo” al “todos”, es algo que para varios costará demasiado, tal vez años o en el peor de los casos, nunca, un ejemplo claro es la corrupción, esa que llevamos cargando por años y aquí los principios serán un factor clave, serán el punto de partida.

Aparecen varios de los redimidos y tal vez a eso se refería AMLO con la amnistía, a una nueva oportunidad para que quienes eran la “Mafia del poder” demuestren que ahora harán las cosas si no bien, sí con transparencia, pero aquí existe un factor que también ha despertado: la ciudadanía.

Muchos de los que pertenecemos a la “generación de las crisis”, aquellos que pasamos las tres décadas, hemos visto como nos han arrebatado las oportunidades, sufrimos las consecuencias de un neoliberalismo podrido, sueños rechazados como basura para obligarnos a laborar en sitios que son espacios de la “neo-esclavitud”, nos volvieron unos autómatas del capitalismo voraz, ejercieron políticas ajenas que nunca tuvieron algo de públicas, avasallaron con ideales, los rebeldes fueron asesinados, algunos comprados y muchos más sometidos con hambre o pobreza para continuar con su negocio, con su marca llamada México.

El nudo de no poder gritar, las cadenas para actuar, los muros antes de dar un paso, fuimos jóvenes que al final no nos interesó la política porque lo relacionamos con algo inútil, fatuo y de conveniencias dispuestas a capricho de políticos o empresarios. En la verdad se acalla tanta frustración, una rabia que invade, esa que busca justicia, la que reclama lo que tal vez no tendremos derecho a obtener, por ejemplo una pensión decente, una vivienda propia sin el servilismo que esto implica ante “la clase de los dominantes” o una calidad de vida que solo se logra por vías nefastas.

Otros casos son los millones de pobres, la violencia, nuestros indígenas que están en el desamparo y solo los ocupan como si fueran títeres para encuentros turísticos o internacionales, el desprecio en temas de género, la sangre derramada, nuestro patrimonio natural ofertado por el cinismo de los gobernantes, los descarados robos multimillonarios, el pueblo doliente que necesita con urgencia que se le devuelva su identidad… su dignidad.

Pesa, cala y es un reclamo que el próximo presidente ha sentido en las manos del campesino, en las lágrimas de abuelos enviados a la miseria, con los rostros de los jóvenes que lo ven con gran esperanza, en la mujer que sostiene los hogares, en el niño migrante, en las tantas familias que entierran a sus muertos a causa de la violencia, en una patria destrozada, agonizante, pero que aún respira.

En la mirada de AMLO vemos al luchador social, el hombre honesto, un líder persistente, firme en sus convicciones, el agricultor político que dejaba la semilla de un cambio verdadero en cada pueblo y rincón de este país, que en su anhelo busca ser un buen Presidente y quien argumenta que no dará oportunidad a la impunidad incluso dentro de su gente más allegada.

Así, los caminos muestran nuevos horizontes, por eso, lo que pasó el pasado 1 de julio, no fue ninguna sorpresa, la cosecha de los votos serían para Andrés Manuel López Obrador, porque en el caso de los jóvenes que manchamos nuestros pulgares en el 2006 y el 2012, la represión llego a su fin y AMLO representó eso para varios de nosotros, pero el mañana, el mañana… está por escribirse.

 

Estimados homoespacieros, les comparto los tradicionales enlaces sobre estas reflexiones postelectorales y les comentamos que estaremos de regreso, como decían antes en televisión “con nuestra programación normal” hasta el día 21 de julio:

-Alejandra Frausto… el poder de la cultura (entrevista). https://youtu.be/EwxNPZA-QyA

-Mensaje del Consejero Presidente del INE en Cadena Nacional (conteo rápido). https://youtu.be/gjFq_Fg_veg

-AMLO en el Zócalo de la Ciudad de México (discurso). https://youtu.be/zxxmmoNucNY

-AMLO: de la persistencia a la Presidencia de México 2018-2024. https://youtu.be/zUlVuKysvk4

Amigos, los invitamos a que visiten www.homoespacios.com así como ver el programa Espacios Vintage de Televisión Educativa por las redes sociales tveducativamx en YouTube, Facebook y Twitter, todos los domingos a las 20:00 horas; las cápsulas “Homo Espacios” por el canal de YouTube del Noticiero México al Día PM y a escuchar las cápsulas homoespacieras dentro del programa “Valija viajera” en Radio ABC 710AM, todos los sábados de 15:00 a 16:00 horas. Pueden contactarme a través de:

E-mail: glen@homoespacios.com /  homoespacios@gmail.com

Twitter: @HomoEspacios / @glenrod85

Facebook: homoespacios

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UCEqcZzyiOGLoUyw5Jd__H-A

Compartir articulo