Intentan guatemaltecos retomar vida en albergues tras erupción de volcán


Por Pablo Palomo Reyna. Corresponsal

Escuintla, Guatemala, 9 de Agosto (Notimex/entresemana.mx).- Alrededor de un centenar de familias damnificadas por la erupción del Volcán de Fuego, ocurrido el pasado 3 de junio, fueron reubicadas en los llamados Albergues de Transición Unifamiliares (ATU), donde intentan retomar su vida normal, informaron hoy fuentes oficiales.

Las autoridades construyen los ATU para resolver el hacinamiento y proporcionar condiciones de vida mínimas a las familias damnificadas que, tras perder a sus seres queridos y sus casas en la explosión, esperan la asignación de viviendas prometidas por el gobierno.

Los damnificados son reubicados en los ATU construidos en terrenos de la finca La Industria del municipio de Escuintla, cabecera (capital) del sureño departamento del mismo nombre, a unos 65 kilómetros de la capital.

El pasado 3 de agosto, a dos meses de la tragedia que dejó cientos de muertos y desaparecidos, el gobierno concluyó la primera fase de traslado de los damnificados de los albergues habilitados tras la explosión a los ATU.

Según datos oficiales la reubicación continúa y hasta el miércoles han sido trasladadas 98 familias -un total de 325 personas- a los ATU de La Industria, donde han sido construidas 144 de 576 de este tipo de viviendas de temporales o de transición.

El gobierno del presidente Jimmy Morales planea construir en el extenso terreno de La Industria, Escuintla, una urbanización de unas mil casas que serán entregadas a igual número de familias damnificadas, para “resolver de manera definitiva el tema de la vivienda”.

La primera dama, Patricia de Morales, hizo una visita a los ATU de La Industria para verificar las condiciones de vida de las familias damnificadas reubicadas, y expresó su satisfacción por considerar que tienen más elementos de bienestar, como un espacio privado para vivir, atención médica y módulos escolares.

Los ATU, módulos de vivienda mínima para una familia, son construcciones rudimentarias de madera, con espacios para unas tres o cuatro camas individuales, mesa y sillas, básicamente. Los baños y regaderas son de uso común, afuera de las viviendas.

En La Industria funciona también un albergue llamado Papa Francisco, administrado por Caritas Guatemala, en el que viven damnificados de las comunidades devastadas por la erupción y que estuvieron en albergues provisionales, como parroquias.

La hermana Teresa Alfaro, responsable de Salud del albergue Papa Francisco de La Industria, dijo a Notimex que por gestión del obispo de Escuintla, Víctor Hugo Palma, fueron ubicadas en este lugar numerosas familias que en un principio se refugiaron en una iglesia.

Indicó que en La Industria, una finca propiedad de la Municipalidad de Guatemala, capital, fueron ubicadas 110 familias de entre tres y cinco miembros. Del total de albergados, al menos un centenar son niños que requieren una atención especial tras sufrir la tragedia.

Afirmó que en el lugar se cuenta con comida, agua y medicinas para las familias afectadas, pero lamentó que el caudal de ayuda tanto del gobierno como del sector privado y particulares comienza a disminuir de manera significativa.

La religiosa hizo un llamado para no desmayar en el apoyo humanitario, pues es la única opción que tienen las familias damnificadas para asegurar su subsistencia y tratar de “retomar una vida normal”, luego del “dolor de perder seres queridos y todo lo que tenían”.

Compartir articulo