A Elba la creó, destruyó y reivindicó el Estado

>> ¿Su inspiración y modelo a seguir? Su paisana “La Tigresa” Irma Serrano

>> Libre y absuelta se dispone a volver a la política

>> Una de sus primeras acciones será demandar a Jesús Murillo Karam

José Sánchez López

Ciudad de México, 10 de agosto (entresemana.mx). El Estado la creó, consintió, encumbró y la sostuvo mientras le fue útil; también el Estado la detuvo, la condenó y la destruyó al ya no resultarle benéfica y ahora, nuevamente bajo tiempos políticos, el mismo Estado la absuelve, la libera y la vuelve a lanzar al panorama de la política.

Es Elba Esther Gordillo Morales, quien a más de cinco años de haber estado presa bajo los cargos de delincuencia organizada, defraudación fiscal, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito, fue exonerada y puesta en libertad absolutoria, al concluir el Poder Judicial de la Federación que “las pruebas acumuladas (por la PGR), no fueron suficientes para acreditar responsabilidad, por lo que se ordena su inmediata y absoluta libertad”.

Empero, en opinión de politólogos y especialistas en la materia, hay elementos que señalan que el proceso judicial de la ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) no está libre de situaciones políticas, al tiempo que ponen en tela de juicio la capacidad de la Procuraduría General de la República (PGR) para investigar y resolver, satisfactoriamente, casos emblemáticos de corrupción en el país.

Resulta obvio, según expertos, que la PGR tuvo a lo largo de cinco años la oportunidad de construir un caso sólido y sostenible ante los tribunales y no lo hizo, por lo que parecería que realmente se trata de un tema con trasfondo político y no penal, toda vez que la liberación de Elba Esther Gordillo se da el mismo día en que Andrés Manuel López Obrador recibe su constancia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) como presidente electo de México, por lo que se generan suspicacias respecto a que fue un proceso sujeto a “tiempos políticos”.

La ahora ex lideresa sindical y quizá de nueva cuenta la titular del SNTE, desarrollo su carrera política siempre de la mano del Partido Revolucionario Institucional, como diputada federal en tres ocasiones y senadora hasta que rompió con el tricolor en 2006, año en el que se le atribuyó haber brindado apoyo político al gobierno de Felipe Calderón Hinojosa.

El 26 de febrero de 2013, Gordillo Morales fue detenida en el Aeropuerto Internacional Adolfo López Mateos de la ciudad de Toluca de Lerdo, Estado de México, por elementos de la Procuraduría General de la República, Fue acusada por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita; ese mismo día ingresó al Penal Femenil de Santa Martha Acatitla y el lunes 4 de marzo el juez Sexto en Materia Penal le dicta a ella y a sus coacusados, Isaías Gallardo, José Manuel Díaz, Nora Ugarte y Erick Rodríguez, auto de formal prisión.

El 24 de septiembre de 2013, Francisco Javier Sarabia, juez federal del Juzgado Cuarto de Distrito en Materia de Amparo del Primer Circuito, concedió un amparo a Elba Esther Gordillo Morales y coacusados, por considerar que la PGR fundamentó mal el expediente y vulneró “el derecho del debido proceso”, aunque la medida no significó que se les debía liberar, sino reponer el proceso y emita una nueva resolución en torno al auto de formal prisión.

El 3 de octubre de 2013, la PGR se inconformó e interpuso un recurso ante dicho juzgado, pero el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito, exoneró del delito de defraudación fiscal por 4.3 millones de pesos a la ex líder magisterial y así comenzaron a reducirse los cargos.

Su abogado de siempre, Marco Antonio del Toro Carazo, afirmó entonces que su cliente saldría libre, pero en octubre la PGR consiguió otra orden de aprehensión contra la maestra por defraudación fiscal, cargo que se sumó a dos anteriores: operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada y al día siguiente cumplimentó la orden de manera protocolaria, ya que la mujer estaba recluida desde febrero del 2013 en el Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla.

La noche de 11 de octubre del 2013, el juzgado 14 de Distrito en Materia Penal, con sede en la ciudad de México, dictó otro auto de formal prisión en contra de Gordillo Morales, considerando que sí existían elementos para iniciar un juicio en su contra, por el delito de defraudación fiscal equiparable a 2 millones 190 mil  pesos por lo que la lideresa siguió en prisión.

El cuadro le había sido formado a la maestra Gordillo y nada hacía suponer, en ese entonces, que al paso de los años y al cambio de régimen, finalmente se ordenara su exoneración y su inmediata libertad.

Pero antes permaneció durante cinco años y medio en calidad de presidiaria; tras su aprehensión, estuvo cuatro días en una celda, después en un hospital público aledaño al penal femenil de Tepepan; luego en una clínica privada, posteriormente en su lujoso departamento de Polanco, tras otorgarle el arresto domiciliario y finalmente a otra de sus propiedades, cuya ubicación se desconoce, luego de ser exonerada y ordenar su inmediata y absoluta libertad.

Bajo la óptica de expertos, sin duda que se trata de un mensaje para aquellos líderes sindicales de los que se cuenta con casos documentados de absoluto derroche y abusos durante décadas y se pretende demostrar que el nuevo régimen, si actuará con energía y contundencia.

De acuerdo a ese tamiz tan absurdo, ya se rumora que el siguiente “cordero en sacrificio”  podría ser Carlos Antonio Romero Deschamps, senador y secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana desde 1996, tras la caída de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”. Ambos encargos, concluyen en este año.

El hasta ahora líder petrolero, ha sido acusado reiteradamente por delincuencia organizada, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias, entre muchos otros delitos, cometidos con la complicidad de miembros de la élite política mexicana.

Al respecto, habría que recordar que bajo el clásico sello priísta, para demostrar que el combate a la corrupción era cierto, a principios de su administración daban golpes espectaculares con los que, aparentemente, reafirmaban su decisión de acabar con la corrupción e impunidad.

Así, se dio el “quinazo” (la captura de Joaquín Hernández Galicia, “La Quina”), en los inicios del régimen de Carlos Salinas de Gortari y la detención de Raúl Salinas de Gortari en los comienzos de la gestión de Ernesto Zedillo Ponce de León, aunque finalmente ambos resultarían “presos políticos”, como ahora dicen de la maestra.

Pero… ¿quién es la maestra Gordillo, considerada ahora como otra “víctima del sistema” y que una vez resarcido el daño moral que dice que le causaron, se apresta a volver por sus fueros al frente del poderoso SNTE, no sin antes ajustar cuentas con sus verdugos, en este caso con el ex procurador general de la República Jesús Murillo Karam, al que le tocó dar la cara en el espinoso asunto?

¿QUIÉN ES “DOÑA PERPETUA”?

Elba Esther Gordillo Morales, nació el 6 de febrero de 1945, en el seno de una familia de clase media baja de Comitán, Chiapas, en la misma ciudad donde 12 años antes nació la polémica artista, Irma Consuelo Cielo Serrano Castro, mejor conocida como “La Tigresa” Irma Serrano, quien se convertiría en su ejemplo de vida.

Sus padres fueron Daniel Gordillo Pinto, quien murió cuando Elba tenía tres años y la sostenía en sus brazos, y Zoila Estela Morales Ochoa. Sus hermanos son José Luis, Martha Leticia y Julieta Gordillo Morales.

Elba Esther, quien conoció personalmente a Irma Serrano cuando entró a la escuela primaria, a la edad de los seis años, se volvió una de sus más fervientes admiradoras “de una señora bonita y elegante”, según la describiría ella misma al paso de los años.

De niña, Elba acostumbraba sentarse hasta adelante en el salón de clases para aprovechar cualquier oportunidad y jugar a la maestra, al tiempo que hacía gala de sus dotes de oradora y declamadora.

En su natal Comitán concluyó sus estudios primarios y a los 18 años se casó con Arturo Montelongo Martínez, quien le llevaba 12 años de edad y había sido su maestro de Geografía en la escuela Belisario Domínguez.

Contrajeron nupcias en la misma localidad y antes de cumplir el año de casados, nació Maricruz Montelongo Gordillo.

Sin embargo su felicidad resultó efímera, pues al año siguiente un mal renal que aquejaba a su esposo se agudizó y tuvo que ser internado. Su estado de salud se agravó y sólo un trasplamte de riñón podría salvarlo. Sin dudarlo, Irma le donó uno de sus riñones, pero como no resultaron compatibles lo rechazó y finalmente murió en 1964, por lo que a la edad de 19 años quedó viuda.

Dentro de la tragedia se hizo presente la ley de compensación y de acuerdo a  la plaza de maestro la heredó de su marido, de tal suerte que sin pasar por la Normal, entró al Magisterio, pero dejó la ciudad de Comitán y se aposentó en Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, donde entró a una escuela primaria de la municipalidad.

No obstante, al no poder atender a su hija por su trabajo como maestra, decidió mandarla a Chiapas con su abuela materna, Estela Morales Ochoa y por lo bajo de su salario, tenía que “dobletear” turno, pero no precisamente como profesora, sino como camarera en un hotel de Sullivan, en la Ciudad de México.

En 1970, a la edad de 25 años, conoció al también maestro Francisco Arriola Urbina, comisionado en el Sindicato Nacional para Trabajadores de la Educación (SNTE), de quien se volvió a enamorar. Se casaron en 1971, cuando ya estaba a punto de nacer Mónica Tzasna Arriola Gordillo, quien vio la luz en una modesta clínica de Ciudad Neza.

Por recomendación de su nueva pareja, ocupó un cargo sindical de bajo rango en el Sección 21 y fue así como comenzó su fiebre sindical que a la postre la llevaría a ocupar el máximo liderazgo magisterial.

Por incompatibilidad de caracteres, se divorció de su segundo marido, pero como ya había hecho buenas relaciones con el entonces líder magisterial, Carlos Jongitud Barrios, a quien la ligaron sentimentalmente a grado tal de ser señalado como la causa de la ruptura de su matrimonio, lo recomendó para un mejor cargo dentro del Magisterio.

Después surgiría otro romance con el dueño de diario Crónica, Jorge Kahwagi Gastine. De esa relación, Jorge Kahwagi Macari, llegaría a ocupar la presidencia del PANAL, partido que años después fundaría la maestra.

Se comenta que también el columnista Francisco Rodríguez tuvo relación con Elba Esther, lo mismo que Francisco Yáñez Herrera, ex director de la Lotería Nacional y que hubo muchos otros nombres más, pero a nivel de rumor.

Uno de sus mejores amigos, Jorge Castañeda Gutman, escribiría en uno de sus artículos que Elba Esther era una mujer tan bella y encantadora que podía embrujar a cuaquiera, pero al mismo tiempo desesperarlo por su impuntualidad y frivolidad.

Por diversas razones nunca se llevó bien con el ex presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, con el que sostuvo varios altercados verbales e incluso se dice que viajó hasta Nigeria, para participar en un ritual Vudú en el que fue sacrificado un león que serviría para poder “trabajar” a su enemigo y embrujarlo.

Pero el enorme poderío económico que alcanzó Elba Esther, no empezó cuando llegó al liderazgo del SNTE, el 24 de abril de 1989, posición que tendría hasta el 27 de febrero de 2013, sino en 1981, cuando temía 36 años de edad y ya era diputada federal. Su primera propiedad ostentosa fue un penthouse en la zona exclusiva de Polanco (Galileo 7), valuada en 3 millones 700 mil pesos, según consta en el Registro Público de la Propiedad del Distrito Federal.

A la fecha, se tienen documentadas 67 propiedades de la familia de Elba Esther Gordillo, dentro y fuera del país a nombre de la ex lideresa, sus dos hijas, sus nietos y miembros de su círculo cercano.

El monto de la fortuna de Elba Esther es incalculable, porque además de los bienes muebles e inmuebles, algunos de ellos a nombre de sus nietos René Ricardo Fujiwara Montelongo y Othón Francisco de León Arriola, presume una colección de ropa carísima, joyas, obras de arte, cuentas en bancos de Europa y el Caribe, autos, y dos yates anclados en sus dos residencias de San Diego, California.

De acuerdo con las fechas de los registros de propiedad, la acumulación de bienes de Elba Esther comenzó cuando empezó a manejar recursos públicos como diputada federal, dos veces (1979-82 y 1985-88); como secretaria de Finanzas (1983-86) del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del sindicato; después como secretaria de Organización del CEN del PRI (1986-87), y delegada política en el Distrito Federal (1988-89).

El nombre de su exmarido Francisco Arriola, padre de la senadora por el PAN, Mónica Arriola, quien falleciera en marzo de 2016, víctima de cáncer, cuando la maestra continuaba presa, se menciona constantemente ya que en distintos años fue adquiriendo múltiples propiedades, lo mismo que sus hijas Maricruz y Mónica.

Investigaciones periodísticas del semanario Proceso, señalan que en 1980 Francisco Arriola compró una casa en la Exhacienda de Coapa al sur de la Ciudad de México, otra en la colonia Reforma Iztaccíhuatl de la delegación Iztacalco y en 1982 las oficinas del edificio de San Luis Potosí, en la colonia Roma.

En 1982 aflora el nombre de la madre de Elba Esther, Zoyla Estela Morales Ochoa, con un departamento en la delegación Iztacalco, otro más en la calle de Monte Albán, colonia Narvarte, a nombre de María Elena y Miroslava Maza Gordillo; una residencia en la zona privilegiada de las Lomas de Chapultepec y otra casa en la calle de Edgar Allan Poe, Polanco, a nombre de Elba Esther.

En 1984 compraron un terreno en Bosques de las Lomas a nombre de la maestra y otro más con un precio de 14 millones de pesos a nombre de su madre Estela Morales, que después donaría a su nieta Maricruz Montelongo.

Al año siguiente, 1985, se descubrió en el Registro una nueva propiedad en el pueblo de Magdalena de las Salinas con valor de 17 millones de pesos de aquella época y también inmuebles millonarios, uno en el fraccionamiento Chapultepec Polanco, con un valor de más de 7 millones de pesos y tres casas más, en la colonia Anzures y en las Lomas de Chapultepec, propiedad de Maricruz Montelongo de Fujiwara.

En 1989, cuando Elba Esther llega como líder del SNTE, la cantidad de inmuebles de la familia creció aún más.

El yerno de la maestra, Fernando González, subsecretario de Educación Básica de la SEP en el sexenio del panista Felipe Calderón, aparece como dueño de un departamento en la colonia Florida, mientras que en el fraccionamiento Fuentes Brotantes, en Tlalpan, Miroslava Maza Gordillo adquiere un departamento de varios millones de pesos que cede a Francisco Arriola.

El uno de febrero de 1991, ya en pleno apogeo como secretaria general del SNTE, Elba Esther compra su famosa casa en San Diego, California, con un valor de un millón 700 mil dólares, en el lujoso fraccionamiento de Coronado Cays, con seis habitaciones, siete baños, cochera para tres autos, alberca y un muelle para anclar su yate de 26 mil dólares.

La poderosa líder, es famosa por usar artículos de lujo como Hermès y Chanel. Se dijo que gastó 2.1 millones de dólares en la tienda Neiman Marcus en San Diego, entre marzo de 2009 y enero de 2012 y por utilizar el dinero del sindicato para adquirir propiedades en la Unión Americana, entre ellas un jet privado, que luego de haber sido asegurado ha sido utilizado para el traslado de extraditados, obras de arte y el pago millonario de varias cirugías plásticas.

Elba Esther creó el Partido Nueva Alianza con principios de un sistema de patrocinio en 2005, que se hizo famoso por la obtención de privilegios y nombramientos a cambio de su apoyo en elecciones clave e incluso se especuló que fue ella quien ayudó a Felipe Calderón para obtener su estrecha victoria para la presidencia en 2006, como parte de un acuerdo que le permitió colocar a las personas en el gobierno que llevó a cabo alianzas con ella.

Su fama como una persona corrupta llegó a tal grado, que la organización Transparencia Internacional la incluyó en su lista de 2013, como una de los 10 mexicanos más corruptos, información que fue difundida por la  revista Forbes.

La lideresa encabezaba la lista en la que precisaba: “Elba Esther Gordillo: La ex dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) fue acusada en febrero de este año de malversar 200 millones de dólares. Actualmente, la maestra se encuentra encarcelada y con un proceso que continua abierto”.

Elba Esther fue arrestada el 26 de febrero de 2013, cuando descendía de su jet privado en el que había viajado desde California, al aterrizar en el aeropuerto de Toluca, cerca de la capital. Fue detenida por presunta malversación de 2 mil millones de pesos del SNTE y por realizar​ depósitos de grandes sumas de dinero en cuentas bancarias en Suiza, de acuerdo con el Procurador General Jesús Murillo Karam.

Para su defensa penal, contrató al conocido abogado penal Marco Antonio del Toro Carazo, también defensor del líder sindical minero Napoleón Gómez Urrutia.

Por cinco años y medio, aproximadamente, es decir casi todo el sexenio de Enrique Peña Nieto, la ex dirigente sindical permaneció presa, pero tras ser exonerada de los delitos de lavado de dinero y delincuencia organizada, antes fue absuelta por el delito de defraudación fiscal, fue puesta en libertad, el mismo día que Andrés Manuel López Obrador recibió su constancia como presidente electo de México, a lo que el abogado del Toro Carazo, remarcó que finalmente “se había hecho justicia”.

Durante la lectura de un comunicado, en las escalinatas de la casa ubicada en Polanco, donde Elba Esther era mantenida en prisión domiciliaria, el litigante indicó que Miguel Ángel Aguilar López, titular sel Primer Tribunal Unitario en Materia Penal, dejó libre a su cliente, al considerar “que las pruebas acumuladas no acreditaron responsabilidad”.

Por su parte, López Obrador, rechazó que haya una alianza de facto con Elba Esther, en tanto que la ministra en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y próxima secretaria de Gobernación (SCJN), Olga Sánchez Cordero, consideró que la libertad de la maestra fue una mera coincidencia con la entrega de constancia de mayoría al presidente electo, “porque las resoluciones de los tribunales no siguen tiempos políticos”.

De esa manera, la satanizada Elba Esther Gordillo Morales, ahora es completamente inocente, luego de una resolución “inatacable” del Poder Judicial de la Federación y ahora habrá que esperar qué es lo que dice en su conferencia del próximo lunes 20 de agosto, aunque de manera extraoficial se dice que se dispone a retomar su posición y a “cobrar facturas” a sus detractores.

Compartir articulo