CENTRO HISTÓRICO 612/ López Obrador, el presidente que estará menos de 6 años en el poder

>> La siguiente administración tendrá un periodo de 5 años y 10 meses

>> Libre de acusaciones contra Elba Esther Gordillo: Sánchez Cordero

>> El nuevo aeropuerto de la capital sin decisión política

CRESCENCIO CÁRDENAS AYLLÓN. Pue si se cumplió otro de los plazos para la entronización del triunfador de la votación del 1° de Julio y tal parece que una vez que López Obrador recibió la constancia de presidente electo se trató de un trámite que solamente porque está estipulado en las leyes se efectuó con la parafernalia cada seis años pero ahora con mayor expectación a pesar de que desde el mismísimo día de la emisión de sufragios en que se declaró al vencedor de la contienda el tabasqueño empezó a asumir una especie de residencia alterna con el beneplácito y al parecer con plena satisfacción del presidente actual.

Asimismo varios de los designados previamente como  responsables de carteras importantes para el próximo gobierno también han llevado a cabo acciones y actividades que sobrepasan en mucho a los trabajos de una transición que sin que fuera subterránea si mantuviera una debida discreción porque el presidente que como ilustro el caricaturista Helio Flores también recibió su constancia ya como ex Presidente.

No comento lo anterior porque crea que está mal, no sino porque se empezaron a ver cosas que antes no se veían y que si apuntan para dar una idea de lo que puede ir surgiendo en los próximos días y meses que faltan para el 1° de Diciembre por lo menos eso esperan los mexicanos que aportaron más del 50 por ciento de los votos hacia MORENA porque estarán muy pendientes de que los más de 50 compromisos anunciado por Andrés Manuel se cumplan cabalmente ya que tendrá todas las posibilidades para llevarlo a cabo y que no se trate de “PAN o PRI otra vez con lo mismo”.

Tal vez por eso se está preparando la mesa para hacer más rápidas las soluciones que se requieren tanto para lograr la paz que tanto helamos los mexicanos así como para atender las necesidades más apremiantes para lograr el bienestar de las familias y avanzar en el logro de una mejor forma de vida para todos.

Es por ello lógico que todos los medios de comunicación sin excepción alguna dediquen toda su atención a las actividades del ahora Presidente Electo  pero también en cierto que se descuida o se atiende menos la inmensa mayoría de problemas que enfrenta la Ciudad Capital, si la de las siglas  nombre alquilado, que también se espera sean solucionadas y pongo como mínimo ejemplo la deplorable situación en que se encuentran la totalidad de calles y avenidas con destrucción que hasta ahora nadie ha podio reparar su aspecto es el de una ciudad bombardeada y representan una gran molestia para los capitalinos a lo que se suma la inseguridad.

Claro que es desde ya responsabilidad de la señora Sheimbaum y de los colaboradores ahora alcaldes que la acompañaran en satisfacer todas y cada una de las promesas que salen a flote fácilmente en las precampañas y en las campañas pero que también se espera se hagan realidad cuando esté en funciones.

Una nota curiosa que sorprendió a muchos fue una que señala la duración que tendrá el gobierno de Andrés Manuel y será de solo cinco años y 10 meses porque realmente la diferencia es mínima pero tiene fundamento en la reforma al Artículo 83 constitucional, publicada el 10 de febrero de 2017 y que

Señala que ejercerá su cargo el 1 de octubre y durará en él seis años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de presidente de la República, electo popularmente o con el carácter de interino o sustituto, o asuma provisionalmente la titularidad del Ejecutivo, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto”.

Así el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, durará en el cargo 5 años y 10 meses, un periodo menor a los seis años que sus antecesores estuvieron en Los Pinos. Esto, debido a la reforma político electoral, impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto en 2014.

Esta reforma consiste en reducir de cinco a tres meses el periodo de transición entre un presidente y el otro, por lo que los mandatarios –a partir de López Obrador– dejarán su cargo el 30 de septiembre y sus sucesores rendirán protesta el 1 de octubre. Por esto, López Obrador tomará el poder el 1 de diciembre próximo y terminará su gobierno el 30 de septiembre de 2024; es decir, dos meses menos que sus antecesores inmediatos.

La reforma al Artículo 83 constitucional, publicada el 10 de febrero de 2017 en el Diario Oficial de la Federación, señala que a partir de 2024: “El presidente entrará a ejercer su cargo el 1 de octubre y durará en él seis años. El ciudadano que haya desempeñado el cargo de presidente de la República, electo popularmente o con el carácter de interino o sustituto, o asuma provisionalmente la titularidad del Ejecutivo, en ningún caso y por ningún motivo podrá volver a desempeñar ese puesto”.

Este ajuste en la fecha tiene como objetivo que el Ejecutivo entrante envíe al Congreso de la Unión la iniciativa de Ley de Ingresos y el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación, con lo que se evita que el presidente saliente fije la política económica del primer año del nuevo mandatario.

Los cadáveres siguen saliendo del closet.- Luego de que la noche del martes se anunció la liberación de la ex líder del Sindicato nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, la futra titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, aseguró que las indagatorias contra la maestra no eran sólidas y tenían elementos endebles.

En entrevista televisiva la ministra en retiro explicó que luego de que la defensa de la ex líder magisterial, a cargo de Marco del Toro, presento un recurso para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación atrajera el caso, ella detectó esos elementos.

Detalló que las investigaciones tenían elementos endebles como el no cumplimiento de protocolos para sostener las acusaciones que la Procuraduría General de la República (PGR) le había imputado desde febrero de 2013. Sí detecté varias situaciones en las que no estaba muy bien armada la acusación. Era una acusación no sólida”, dijo.

Detalló que para que exista fraude fiscal uno de los requisitos de procedibilidad es la liquidación de los adeudos y la visita domiciliaria con ciertos protocolos “en donde se determine una cantidad de defraudación fiscal y no se hizo, entre otras cosas”.

Sánchez Cordero aclaró además que la libertad de Gordillo que ordenó el Primer Tribunal Unitario en Materia Penal de la Ciudad de México a horas de que el Tribunal Electoral de Justicia de la Federación entregue la constancia de presidente electo a Andrés Manuel López Obrador, es mera coincidencia.  “Las resoluciones de los tribunales y la Suprema Corte no son tiempos políticos. No creo que sean así cuando un tribunal resuelve”, aseveró.

Cerca de la medianoche del martes, se anunció que fue puesta en libertad Gordillo luego de ser absuelta de los cargos de lavado de dinero y delincuencia organizada después de un litigio que ha durado más de 5 años.

Marco del Toro anunció la cancelación que un Tribunal Federal desechó el proceso penal en contra de la ex líder magisterial, quien ofrecerá declaraciones el próximo 20 de agosto. Y así lo reiteró la maestra al día siguiente.

“El día de hoy (martes) a las 23:30 horas recibí por parte del Primer Tribunal Unitario en Materia Penal del Primer Circuito, la notificación del decreto de mi absoluta e inmediata libertad, debido al sobreseimiento que recayó en la causa penal bajo la que me encontraba sujeta”, menciona Gordillo en una carta que leyó su abogado.

México Tecnológico.- El virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ofreció hacer de México una potencia, cambiar la correlación de fuerzas. Nadie nos va a amenazar con cerrar o militarizar la frontera o construir un muro, aseguró.

Ingenieros al rescate.-  En una reunión denominada Ingeniería es soberanía, a la que asistió Carlos Slim –a quien definió como un empresario exitoso en México y el mundo gracias a su esfuerzo, imaginación y talento–, López Obrador pidió a los ingenieros que presenten una opinión gratuita sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (NAICM), a partir del dictamen que su equipo de transición le entregará el 15 de agosto.

Durante el encuentro, de casi dos horas, convocado por las distintas asociaciones de ingenieros, el político tabasqueño prometió que no se cancelará ninguno de los contratos otorgados a consecuencia de la reforma energética, pero sí se rescatará a Petróleos Mexicanos y a la Comisión Federal de Electricidad.

En la reunión presentó 12 de los 25 proyectos prioritarios de su administración, en los que, dijo, tienen oportunidad de participar los ingenieros, pero se refirió con mayor amplitud al caso del aeropuerto.

“Este asunto es el que les quiero endosar. Que me ayuden a decidir lo que más conviene técnicamente. Nada de factores o decisiones políticas. Aquí están los que saben. Que no sean nada más Javier Jiménez Espriú o (José María) Riobóo los que decidan. Quién mejor que ustedes, y no vamos a pagar nada, nos va a salir gratis. ¿O nos van a cobrar? Es una asesoría de primera”, dijo.

“López Obrador les propuso, durante el encuentro en el Palacio de Minería, que le presenten su opinión el 15 de septiembre, con el propósito de que se haga pública y partir del resultado para comenzar la consulta a la ciudadanía que ha planteado.

Y volvió a preguntar: ¿Nos van a ayudar? Los ingenieros respondieron: ¡Siiiií! Y el político tabasqueño agregó: Que levanten la mano los que van a ayudar. Varias decenas de profesionistas alzaron el brazo.

Agregó que no se trata de un asunto fácil, porque ya se han destinado 85 mil millones de pesos y falta por invertir más de 200 mil millones. Ese volumen de recursos, dijo, amerita una revisión, sobre todo porque la inversión en infraestructura debe distribuirse, no centralizarse.

Al volver a presentar las tres opciones que ha perfilado para la terminal aérea –que se continúe la obra actual, que se detenga y se construyan dos pistas en Santa Lucía y concesionar el proyecto–, dijo que no tendría inconveniente en que se resuelva por la última. Así, abundó, no se ejercería gasto público.

Resaltó además que la consulta pública forma parte de una nueva política de atender la voz popular. “No hay que temerle al pueblo, que es sabio y se acaba de demostrar (el primero de julio). No habrá más gobierno sometido a intereses de grupo. Lo que habrá es separar al poder económico del poder político”, indicó.

Afirmó que se aceptarán sólo inversiones de empresas extranjeras de países donde no hay corrupción, como Noruega y Dinamarca, porque, recordó, la reconfiguración de las refinerías de Minatitlán, Cadereyta y Madero fue hecha por trasnacionales, se pagaron 8 mil millones de dólares y las tres operan a baja capacidad.

“Es un mito que las empresas extranjeras sean más honestas o que tengan un código de ética que las obligue a no actuar de manera ilegal y entregar sobornos”, reprochó.

También cuestionó que se dejó de invertir en exploración y perforación. “Se pensó –y es la interpretación más suave– que de manera automática la inversión privada iba a sustituir a la pública y esto no sucedió. Han llegado 14 mil millones de pesos en inversión, prácticamente nada”, expuso.

Consideró afortunado que al gobierno federal no le dio tiempo de entregar todas las áreas petroleras y que aún hay campos de dominio de la nación, donde se invertirán 75 mil millones de pesos en 2019, para aumentar la producción de petróleo.

López Obrador enumeró los proyectos donde pueden participar los ingenieros: el tren rápido en el sureste, que pase por Cancún, Tulum, Bacalar y Calakmul, “el Nueva York de los mayas”; la reconfiguración de refinerías; la construcción de otra en Paraíso, Tabasco; generación de energía eléctrica; el desarrollo del Istmo de Tehuantepec.

También, ampliar los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos; la construcción de caminos rurales en Oaxaca; la reconstrucción de lo dañado por los sismos; el desarrollo urbano en municipios de alta pobreza; rehabilitar las plantas de fertilizantes; conectar con Internet a todo el país, y la obra del nuevo aeropuerto.

Antes, Jiménez Espriú dijo que en el pasado se despreció a la ingeniería nacional y, por el contrario, se privilegió a la de otros países, incluso con un trato servil.

Anunció que ingenieros serán subsecretarios: el de Infraestructura, Cedric Escalante; de Tecnologías de la Información y Comunicación, Alma Jalife Villalón; de Transportes, Carlos Morán Moguel, y de Coordinación de Puertos y Marina Mercante, Héctor López Gutiérrez.

En sus intervenciones, los presidentes de colegios de ingenieros demandaron que se aplique un “espíritu nacionalista” y se dé oportunidad a los inversionistas mexicanos hechos a un lado durante los sexenios recientes.

“Sin malinchismo y neoliberalismo, México saldrá de su versión moderna de colonialismo tecnológico”, expresó Salvador Landeros Ayala, presidente de la Unión Mexicana de Asociaciones de Ingenieros.

Por lo demás, todos estamos bien.

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo