Ofrece cardenal Aguiar Retes velar por unidad de la iglesia

Ciudad de México, 2 de septiembre (Notimex/entresemana.mx). El cardenal Carlos Aguiar Retes ofreció velar por la unidad de la iglesia, conservar pura e íntegra su doctrina, enseñar a todos los fieles las verdades que deben creer y las costumbres que se deben observar e ir por aquellos que se han alejado del catolicismo.

Al recibir el Palio Arzobispal de manos del nuncio apostólico en México, Franco Coppola, se comprometió a estar siempre vigilante para que no se introduzcan malos usos en la predicación de la palabra y en la de los sacramentos.

“Yo, Carlos Aguiar Retes, promovido a la sede episcopal de México, seré siempre fiel a la iglesia católica y al romano pontífice, su pastor supremo (…) con plena libertad, acataré la suprema autoridad de la iglesia en la persona del romano pontífice”, puntualizó en la Catedral Metropolitana.

Agregó que con suma diligencia, “procuraré cumplir las tareas apostólicas encomendadas a los obispos, es decir, enseñar al pueblo de Dios, santificarlo, regirlo en comunión con la cabeza de Colegio episcopal y con todos sus miembros”.

Durante la ceremonia religiosa a la que se dieron cita el arzobispo emérito de la Ciudad de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, así como varios arzobispos y obispos del país, Aguiar Retes expuso:

“Velaré por la unidad de la iglesia universal y, con verdadero empeño, me ocuparé de que se conserve puro, integro el depósito de la fe que se ha venido trasmitiendo desde los apóstoles. Así como de enseñar a todos las verdades que deben creer y las costumbres que se deben observar, tal y como nos las propone el magisterio de la iglesia”.

Durante la celebración, se explicó que el Palio Arzobispal es una fina ornamenta religiosa que sirve de signo de autoridad pastoral y que utilizan tanto el Papa, los cardenales y algunos arzobispos y que se coloca alrededor del cuello y los hombros de manera amplia.

Con esta imposición, el arzobispo primado recibe la misión de promover y cuidar la comunión entre los obispos de las iglesias que integran la Provincia Eclesiástica, en este caso de Toluca, Cuernavaca, Atlacomulco, Tenancingo y la Ciudad de México.

Compartir articulo