José Víctor Rodríguez Nájera*/Las consecuencias de la corrupción en México

JOSÉ VÍCTOR RODRIGUEZ

 José Víctor Rodríguez Nájera/SOCIEDAD PUNTO CERO. Producto de la corrupción que se practica en nuestro país, el Estado mexicano y la estabilidad social se debilitan de manera “grave” y se manifiesta una resistencia social en la práctica del ejercicio de gobierno, concluyó un estudio de Transparencia Internacional (TI).

 

El documento, entregado a los titulares del Congreso de la Unión –Julio César Moreno y Miguel Barbosa Huerta— urge al titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Miguel Ángel Osorio Chong, a que la presente administración federal, sin dilación, genere las reformas secundarias en la materia.

 

La conclusión del análisis, en poder de este reportero, revela que durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto el país avanzó en los registros de aquellas naciones donde se practica con mayor número este mal social. En 2012 se ubicaba en la posición número cien, en 2014 en la 103, y en 2015 está en la 120, de una lista total de 175 posiciones.

 

El costo económico es muy alto –sin despreciar el daño social que produce la corrupción– se ubica por el 1.5 billones de pesos al año, cifra equivalente a una quinta parte del Producto Interno Bruto (PIB), según datos emitidos por el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp), recuerda el organismo internacional.

 

Más aún, “la corrupción tiene un costo de 70 mil millones de pesos para las empresas instaladas solamente en la ciudad de México”, agregó TI, al citar cifras del último informe de la Confederación de Patrones de la República Mexicana (Coparmex) en esta materia.

 

Por ello, el presidente Enrique Peña Nieto debería estar preocupado por tratar en que estos números se reviertan de forma pronta, para tratar de contener los cuestionamientos que se producen por todo el mundo, por casos como los de Ayotzinapa, Tlatlaya o Apatzingán.

 

Curiosamente alrededor de estos delicados casos, la corrupción emanada por los representantes de las autoridades gubernamentales es el factor constante que los une; sumado a otros identificados como la “casa blanca de Las Lomas”, la licitación del tren rápido México-Querétaro (hoy suspendida) o las propias “reformas estructurales” aprobadas por el Congreso de la Unión.

 

Por el bien de los mexicanos y del país, espero que el documento que hoy se encuentra en los escritorios de Peña Nieto, Osorio Chong, Moreno Rivera y Barbosa Huerta, provoque un duro golpe de timón sobre el camino de nuestro México corrupto.

 

Punto Cero

 

De verdad ¿el gobierno federal está interesado por la calidad de la educación en el país?; van algunos datos oficiales que ofrecen un interesante referente.

 

32 millones de personas no han terminado la educación básica; 6 millones de niños no asisten a la escuela; 25 por ciento de las escuelas en el país no fueron construidas para ese fin, (es decir de adaptaron); 36 por ciento del total de las escuelas no tienen drenaje; 24 por ciento no cuentan con agua potable; 10 por ciento no cuentan con baños, 8 por ciento de las escuelas no tienen electricidad; 20 por ciento de los profesores no cuentan con escritorio ni silla; 15 por ciento de los alumnos en el país no cuentan con sillas; 10 por ciento de las escuelas no cuentan pizarrón; 59 por ciento no cuentan con computadoras; 45 por ciento de las escuelas no cuentan con internet.

 

Las cifras son oficiales y fueron proporcionadas por la oficina que atiende el titular de la Secretaría de Educación Pública, Emilio Chuayffet Chemor, a Sociedad Punto Cero; será que la educación es afectada por el fenómeno del a corrupción?

 

(*) Periodista mexicano / @JoseVictor_Rdz

Compartir articulo