José Víctor Rodríguez Nájera*/El PAN caliente

JOSÉ VÍCTOR RODRIGUEZ

José Víctor Rodríguez Nájera/SOCIEDAD PUNTO CERO. Como horno para bollos está la cosa al interior del Partido Acción Nacional (PAN). En el marco de su contienda interna –que cambiará a su presidente nacional, hoy Gustavo Enrique Madero–, perfilan sólo dos nombres, Ricardo Anaya y Javier Corral.

Lo cierto es que la ciudadanía, después de haber signado el Pacto por México, –junto con el PRI y el PRD— el partido de oposición que se percibía se diluyó completamente. Se identifica a las siglas con un partido cercano al poder, de soberbia y de corrupción total.

Baste recordar el escándalo que la semana pasada se reveló al interior de su fracción en San Lázaro. Una tercera parte de sus militantes (son 114) se inconformó, nada más y nada menos, que las prebendas emanas de las arcas públicas no se repartieron estando Ricardo Anaya a la cabeza.

El  reclamo contra Anaya Cortés, al momento en que celebraba su despedida como legislador federal, no fue menor, puesto que en vez de reclamar una postura ideológica, alguna propuesta ciudadana o simplemente alguna iniciativa de reforma, reclamaron la parte de los 782 millones de pesos que les correspondía y que presumiblemente ocupó para financiar su candidatura, entre otras cosas.

Pero sucede que el último tramo de la presente legislatura aún queda por repartir 129 millones de pesos, pero según el tesorero de esta fracción legislativa, el dinero ya se gastó, lo que dejó con un tremendo coraje a los más de 30 legisladores panistas.

Haciendo cuentas, el reclamo es de 1.2 millones de pesos para cada uno. Incluso, varios de los legisladores que regresaron a San Lázaro, lo hicieron pensando en esta jugosa bolsa económica que, de entrada, la administración de Anaya Cortes afirmó “ya no queda ni un centavo”.

Más aún. Esta fracción parlamentaria fue la misma que participó en la célebre reunión donde se popularizó la frase “Ánimo Montana”, que le costó el puesto de la coordinación a Luis Alberto Villarreal.

Aunque los 114 diputados federales no fueron evidenciados en los videos de aquella noche celebre en Puerto Vallarta cuando se celebraba su reunión Plenaria, si lo fue una treintena, pero los restantes guardaron sus comentarios para hacerlos en privado, al tiempo que resaltar que ninguno de los que sí participaron en tan amena fiesta ha sido reprendido.

Sin contar con las numerosas ocasiones en que se ha puesto en duda la honorabilidad de los diputados federales del PAN al tramitar el Presupuesto de Egresos de la Federación por supuestos cobros a presidentes municipales y gobernadores a cambio de aprobar mayores sumas económicas a sus zonas, acciones conocidas como “moches”.

Todo lo anterior hace un coctel para que los militantes del albiazul le cobren la cuenta al “joven maravilla” de Gustavo Madero, ya que, a todas luces, Ricardo Anaya es identificado con estos honorables panistas.

De Javier Corral hay que decir poco. Seguramente por eso ha invocado a los militantes del panismo a votar por él y generar una rebelión de las bases o una revolución de las almas, tal y como el legendario Manuel Gómez Morín lo hizo para cautivar a los ciudadanos en décadas atrás, cuando el PAN estaba en ciernes.

Lo que adelantan es que, de llegar Ricardo Anaya a la presidencia del PAN, la ciudadanía estaría viendo constantemente situaciones moches, diversión a cuenta del erario público, pactos con el gobierno en turno, pero lo más delicado, falta de transparencia, mote que ha llevado a identificar a  Ricardo Anaya en los medios de comunicación con la frase: “Claro que podemos. ¿A poco no?”

Punto Cero

Los hechos revelados últimamente sobre Tlatlaya abonan a que la gobernabilidad de la administración federal siga en duda. La orden de “abatir” a los delincuentes de noche pone en tela de juicio –en materia de la protección de los derechos humanos–, a los integrantes del Ejército mexicano, al secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, y a su comandante supremo, Enrique Peña Nieto.

(*) Periodista mexicano / @JoseVictor_Rdz

Entresemana.mx/vanguardia digital

Compartir articulo

    Check Also

    SOCIEDAD PUNTO CERO/ Atropellos de lesa humanidad del Ejército mexicano

     JOSÉ VÍCTOR RODRÍGUEZ NÁJERA*. El arresto del líder de comunitario y comandante de las fuerzas …