SOCIEDAD PUNTO CERO/La de “El Chapo”, fuga de Estado

JOSÉ VÍCTOR RODRIGUEZ

José Víctor Rodríguez Nájera*. La fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán no sólo contó con la complacencia de las autoridades penitenciarias para evadir su confinamiento. Recibió además ayuda de funcionarios del más alto nivel de instituciones como la Conagua, la policía del Estado de México, la Policía Federal, el Cisen, la PGR y el Ejército mexicano.

 

Cualquier ciudadano que intente ingresar al penal número uno de “El Altiplano” inevitablemente pasará a unos metros de las instalaciones de una escuela de policía de la Secretaria de Seguridad Ciudadana en el estado de México, cuyo titular había presentado su renuncia al cargo unos días antes, se trata de Damián Canales Mena.

 

Hace días el titular de Inteligencia de la Policía Federal, Ramón Eduardo Pequeño, funcionario encargado de supervisar la seguridad de las prisiones de “máxima” seguridad, fue cesado, y en su lugar fue colocado Canales Mena.

 

Pese a la evasión del reo –considerado de nueva cuenta la mayor ameniza para el gobierno del presidente Barack Obama— los trabajos para colocar grandes ductos que trasladarán agua dentro del sistema Cutzamala continúan en la periferia del penal de “máxima” seguridad.

 

Interesante que según versiones oficiales, los trabajos que iniciaron en febrero pasado, provocaron que las autoridades penitenciarias desactivaran los sensores de movimiento y evitar que los llamados de emergencia no causaran molestia a los guardias, que de manera continua respondían a falsas alarmas. Las labores continúan y se realizan en toda la periferia de la cárcel.

 

Sin contar con la inexplicable vulneración de los servicios de inteligencia que cuenta el Estado mexicano, militar y civil, este último a cargo de la Policía Federal (PF) y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen) a menos de dos manzanas donde aperaban desde este penal federal número uno.

 

Poco se ha hablado de un cuartel militar ubicado a menos de un kilómetro de distancia de la casa donde presuntamente el líder del Cártel de Sinaloa escapó, que pertenece a la 22/a zona militar. Las instalaciones castrenses mantienen una vista privilegiada de frente a la casa y a El Altiplano.

 

Los tres inmuebles hacen un triángulo perfecto. Tanto el penal, como el cuartel militar, mantienen grandes torres de vigilancia que permiten una vigilancia al interior y exterior de sus instalaciones. Llama la atención que el único acceso para arribar a la mencionada casa, obliga a rodear la guarnición militar.

 

De esta forma, se presume que todas las herramientas y maquinaria que se usó para construir el famoso túnel de escape debieron pasar frente a la vista de los soldados que resguardan las instalaciones de este centro castrense las 24 horas del día, desde sus altas torres de vigilancia colocadas en cada punto cardinal del cuartel.

 

Más aún –de ser cierta la versión oficial– los soldados tendrían que ser testigos de la edificación de la casa, la extracción de más de 6 toneladas de tierra, el arribo de materia para la construcción, de herramientas y maquinaria pesada para construir el socavón, y la propia huida del peligroso capo, la noche del sábado 11 de julio.

 

Estos elementos proponen un coctel de complicidad entre las secretarías de estado ya citadas, el gobierno del estado de México y la propia Secretaría de Gobernación, lo que hace pensar en un inminente escape complacido y generado por el Estado mexicano.

 

Tanto David korenfeld, como Damián Canales, Monte Alejandro RubidoEugenio ImazArely Gómez, el general Salvador Cienfuegos, el gobernador Eruviel Ávila, y Miguel Ángel Osorio Chong, tendrán mucho que responder, sobre su responsabilidad en la fuga de este delincuente, que dicho sea de paso, el presidente Enrique Peña Nieto encargó un cuidado especial para evitar lo que finalmente pasó.

 

Punto Cero

 

Llama la atención que sin haber sido invitado de manera oficial, el diputado Manlio Fabio Beltrones haya viajado en la comitiva, que recién concluyó, del presidente Enrique Peña Nieto a Francia.

 

Testigos aseguran que el también coordinador del PRI en San Lázaro, ofreció sus servicios ante la fuga de “El Chapo” como un experto en el manejo de crisis. Afirman que resaltó sus labores de buen negociador ante Ricardo Anaya (quien perfila como nuevo líder nacional del PAN) y Carlos Navarrete en el PRD.

 

Beltrones conoce a la perfección el sistema legal de nuestro país, y tiene un plus, sabe manejar situaciones con delincuentes peligrosos; testigos de la reunión –sostenida en Francia– afirman que el político sonorense arribó a México contento, tras convencer a Peña Nieto de aquella gestión que hizo con Mario Aburto en el caso Colosio. Se perfilan pronto cambios en el gabinete.

 

(*) Periodista mexicano / @JoseVictor_Rdz

Compartir articulo