Domingo , 24 Septiembre 2017

TAL CUAL/ El “Caracazo” mexicano en tiempos de Ruby

Luis Carlos Rodríguez González 2

LUIS CARLOS RODRÍGUEZ GONZÁLEZ. México y Venezuela. Tan distantes y tan parecidos a la vez. Productores de petróleo, con grandes sectores de la población en situación de pobreza, con un hartazgo social por los excesos de la clase política, aderezado con casos de corrupción y malos gobiernos, aún con transiciones democráticas,  en por los menos las últimas tres décadas.

Sin embargo, Venezuela vivió un duro episodio de su historia en febrero de 1989 con el llamado “Caracazo”, cuando el entonces presidente Carlos Andrés Pérez planteó una serie de medidas económicas que incluían el aumento al 30 por ciento de los precios de las gasolinas, 30 por ciento en el transporte público y una cascada de aumentos en predial, agua, servicio telefónico y otros impuestos.

De acuerdo a periodistas venezolanos las medidas anunciadas por Carlos Andrés Pérez fueron el inicio de protestas ciudadanas que derivaron en saqueos, enfrentamientos y el uso de la fuerza pública y militar para frenar el descontento social. Organismos de derechos humanos, en su momento, señalaron que hubo más de 250 muertos y miles de heridos.

El entonces gobierno venezolano tuvo que dar marcha atrás a su plan económico y por casi 20 años, que incluyó el mandato de Hugo Chávez, ningún mandatario se atrevió a subir el precio de la gasolina. En 1999 y 2000, cuando fui corresponsal en Caracas el litro de la gasolina valía 0,097 bolívares, es decir alrededor de 5 centavos de dólar.

Debemos aprender de la historia. No se trata de repetir versiones mexicanas de “El Caracazo”, pero sí de que la clase gobernante, los funcionarios de Hacienda, de la Presidencia de la República, lean un poco, aprendan de la historia de América Latina, de hartazgo social que existe ante el incremento de los precios de la gasolina que entró en vigor este 1 de enero y que tendrá consecuencias en los hogares mexicanos, en su alimentación, sobre todo los de menores ingresos.

Ya sabemos que paso años después con la clase política venezolana, con el ex presidente Carlos Andrés Pérez que fue acusado de corrupción y pasó una temporada en la cárcel. Conocemos del malestar de nuestros hermanos venezolanos con los partidos tradicionales  -Acción Democrática y COPEI- que con un bipartidismo se repartieron por décadas el poder y la riqueza. De ese hartazgo surgió el militar golpista y luego presidente de la Venezuela, Hugo Chávez. El resto de la historia ya la conocemos.

Estamos ante un momento difícil en México. En redes sociales se empieza a convocar a bloqueos en las gasolineras y protestas por el incremento a los combustibles. Esperemos que esas movilizaciones sean pacíficas y que tengan por lo menos la cobertura mediática y la convocatoria ciudadana de hechos banales, distractores de la realidad mexicana como los XV años de Ruby.

Pero sobre todo, que la clase política, los empresarios, los funcionarios del gobierno federal, reflexionen sobre el hartazgo social, el malestar por la corrupción, por los excesos, por lo aumentos en impuestos disfrazados. Miren al sur, miren lo que ocurrió en Venezuela y no echen gasolina a la hoguera para crear un nuevo “Caracazo”. Tal Cual.

www.thexodo.com

Compartir articulo