REFLEXIONES DE UNA MUJER CONTEMPORÁNEA/ Contacto a distancia (celulares)

Dayana Rodríguez

Ciudad de México, 7 de octubre (entresemana.mx).  Hemos escuchado en numerosas ocasiones que con el uso de la tecnología  (celulares y computadoras multi-conectados),  nos mantienen  “tan cerca y a la vez tan lejos de las personas” que  me parece  realmente preocupante lo mucho que nos separa mantener el “contacto inmediato”. La convivencia personal en numerosas ocasiones ya ha pasado a un segundo plano. Hemos perdido la maravilla de tomar aquellos cafés con amistades entrañables, donde viéndose a los ojos  y observando su lenguaje corporal, podemos descifrar  la emoción con que expresan las cosas. Preferimos enviar un mensaje contando nuestro sentir, pues es mucho más fácil que salir de casa y tomarse un par de horas para fomentar el contacto humano “face to face”, incluso, he observado personas que estando en el mismo sitio se comunican por medio del celular, ¿No es irónico?

Olvidamos el disfrutar de un atardecer en un parque observando la naturaleza, lo maravilloso de salir a la calle y ver a nuestro alrededor con atención, ver a las personas, las flores, los pájaros que cantan sobre nosotros montados en los árboles y te aseguro que te has perdido de muchas cosas divertidas  y estupendas que han pasado a tu lado. Situaciones de las que no te percataste por solo observar aquella pantalla.

Los celulares son una gran herramienta para mantenernos conectados con otras personas a larga distancia, o cuando el ritmo de la vida diaria impide la convivencia personal.  Solo basta con presionar un botón o una aplicación y podrás contactar con quien quieras. Puedes realizar compras, escuchar música, revisar redes sociales, en fin,  ¡Realmente es un instrumento increíble!, pero le hemos dado tanta importancia en nuestras vidas que ya tiene el control de nosotros mismos. Me confieso una aficionada a dichos aparatos y en mi opinión, la gran mayoría de las personas lo somos, pero el apegarnos tanto a una pantalla, implica que perdamos ciertos valores, como el desarrollar la empatía humana. ¿Y cómo practicar la empatía? ¿Cómo saber descifrar las emociones humanas? si ya no nos vemos a la cara unos a otros y aunque estemos presentes físicamente, nuestra atención está enfocada en un aparato que nos enajena.

“Estar en contacto” con otras personas que no están presentes en un momento determinado, nos da la idea de estar cerca de ellas, pero en realidad no sabemos si se encuentra realmente bien, si le dio risa o si le enojó algún comentario que dijimos. A tal grado ha llegado nuestra afición por el celular que se tuvieron que crear emojis, para demostrar cómo nos sentimos ante una circunstancia y crear una reacción ficticia. Lo más triste de ello, es que solo sabemos de algunas personas por un medio frío y sin sentimiento, por una carita reflejada en una pantalla.

Es increíble la dependencia que tenemos con los celulares, pues olvidarlo te puede hacer sentir angustiado o sentir la premura de querer regresar de inmediato, por aquello que solo es una herramienta de ayuda. Nos da un plus, pero somos nosotros los que hacemos que sea algo indispensable y olvidamos lo increíble de salir sin aquel objeto que solo logra ensimismarnos totalmente.

No estoy en contra de la tecnología, incluso, creo que es un invento maravilloso que nos simplifica la vida, pero debería ser usado como una alternativa y no como algo indispensable. No permitamos que la tecnología nos controle a nosotros, somos nosotros quienes tenemos el control, sin embargo cada día la tecnología gana la batalla contra el ser humano, pues la hacemos más indispensable en nuestras vidas.

¿Por qué no regresar a dar paseos largos con nuestros seres queridos? únicamente observando el entorno, conviviendo entre ellos. ¿Por qué no salir a tomar un café con los amigos? En vez de solo enviarle un mensaje preguntándole ¿Cómo estás?

Cuando estamos con otra persona físicamente, deberíamos estar realmente presentes, observando su gesticulación y poniendo atención a lo que dice. Te aseguro que podrás conocer mejor a la persona que tengas enfrente, incluso, te puede sorprender gestos que antes no te enfocaste en ver, por estar ensimismado en una pantalla observando un mundo ficticio e irreal.

Tomemos un respiro, un descanso del celular y fomentemos la convivencia humana de calidad cara a cara.

Compartir articulo