EL OTRO DATO/ El cuento de Puebla

 

JUAN CHÁVEZ. Más que recuento de  votos, fue cuento, puro cuento el de las elecciones locales en Puebla que finalmente  ratificaron el triunfo a la esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Días después de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal  terminara el segundo conteo de  todas las boletas electorales, el tribunal de Puebla se abrió de capa y dio a conocer la sentencia de la instancia federal: El triunfo es de la postulada por Al Frente por México, Martha Erika Alonso.

De tal modo, Moreno Valle garantizó su “reelección  disfrazada” en la gubernatura de Puebla.

El matrimonio no dio color, en campaña, de trabajar unidos por esa “reelección” y  la Morena de López Obrador, que apadrinó al ex senador Miguel Barbosa, no pudo ganar en el escritorio lo que perdió en las urnas.

Y hay que aceptar que Moreno Valle, ex priista, dio una muestra gráfica y muy abierta, de “cómo se hacen las cosas” para mantenerse en el poder.

Barbosa, ya en la agonía de sus esfuerzos, clamaba por la anulación de las elecciones, pero el órgano que finalmente convalida o rectifica los resultados electorales impugnados, le dijo ¡no! Y empujó a Erika para entrar de nuevo al Palacio de Gobierno, ahora como “mandamás”… aunque en el fondo sea el marido Moreno Valle el de la batuta por otros seis años.

En el recuento total de votos se anuló la votación recibida en 59 casillas… pero no se pudo, por muy juntitos que estuvieron AMLO y Barbosa, “hacer historia”.

Erika, para seguir el cuento de la polaca poblana, ha recordado que le entrará al toro de los grandes pendiente que en su gestión dejó su esposo Moreno Valle: el fenómeno de los huachicoleros (que en Puebla precisamente tiene su máxima expresión), los feminicidios, el crimen organizado y echarle kilos al abandono del campo.

O sea, más episodios al cuento… de dos que se aman se chutan dos sexenios continuos en Puebla.

www.entresemana.mx

Compartir articulo