CENTRO HISTÓRICO 650/ Proceso, la revista que enfureció hasta a la esposa de López Obrador

>> Los bancos se desploman tras propuesta de Morena de eliminar comisiones

>> Inversores mexicanos preocupados por anuncios de López Obrador

>> Donald Trump, un presidente que traspasó los límites aceptables

CRESCENCIO CÁRDENAS AYLLÓN. No hay nada más cierto que las historias que se cuentan a partir de los inicios de cada semana hacen historia principalmente cuando se está a unos días de que se realice el cambio de gobierno en nuestro México encaminados como dice el “electo”  a la Cuarta Transformación que más parece según astrólogos en paso a la Cuarta Dimensión, pero en fin recordare algunas.

En nuestro país se espera que no se sigan los ejemplos del vecino del Norte y que las cosas entre gobierno y medios de comunicación se lleven tersas como deben ser cada uno en su papel siguiendo el divertido juego de “Juan Pirulero”  sin intolerancia ni rencores “Amor y Paz” pues.

Empezaremos con otra muestra de la intolerancia hacia los medios de comunicación que no se molestan en elogiar las barbaridades en las que cae el mandatario republicano permanentemente y han llegado al extremo de humillar a reporteras y desaprobar a reporteros que lo cuestionan en públicarlo frete a frente y que molestan demasiado al presidente.

Es poco probable que Trump modere su retórica. Pero quienes logran ser escuchados por Trump, incluidos Sanders, el senador Graham y los ejecutivos de Fox News, deberían tratar de que entienda el peligro de confundir lealtad hacia Trump con lealtad para con la Constitución y la democracia. Pero tras el incidente del presidente con el corresponsal jefe de la cadena CNN en la Casa Blanca, Jim Acosta, durante una conferencia de prensa, el diario The New York Times publicó  el jueves este editorial las groserías aumentan cada vez más y parecen no tener fin.

El rol de cuestionar y desafiar al poder que tienen los medios de noticias es tan esencial para la democracia como el voto. Sin embargo, por enloquecedores que les hayan parecido los periodistas a los presidentes del pasado, ninguno se aventuró tanto más allá de los límites aceptables como el presidente Trump. Estos comentaros se revive con la finalidad de por acá de las fronteras se considera la posibilidad de que no sigan sus pasos.

Más acá en nuestro país se suscitaron una serie de noticias que alarmaron a las cuestiones financieras en el sentido de que se propone el senado enviar una propuesta para que se suspendan las comisiones      que cobran las instituciones bancarias a los cuentahabientes y a empresas que tienen  negocios con ellos y que se consideran verdaderamente excesivas para los bolsillos de quienes busca resguardar sus dineros y sus operaciones de todo tipo,

Así en virtud de una iniciativa presentada por el timonel del Senado mexicano, Ricardo Monreal, se eliminarían los cobros por retiros de efectivo en cajeros automáticos y solicitudes de saldo, además de las comisiones por la impresión de saldos bancarios y transferencias a otros bancos. La medida, que está en línea con prácticas internacionales, se implementaría gradualmente. Senadores del partido político del presidente electo de México, Morena, presentaron ayer  una iniciativa para reducir y prohibir a los bancos el cobro de comisiones por varios servicios, de acuerdo a un documento del coordinador de los legisladores de la organización, Ricardo Monreal.

La iniciativa propone prohibir el cobro de comisiones por transferencias interbancarias y disposición de efectivo, entre otras cosas, y que el banco central y la comisión de valores establezcan esquemas para reducir anualmente el cobro de comisiones por retiro y consulta de saldo.

Pero el jueves golpeó con fuerza al sector bancario mexicano en bolsa, con caídas que en algunos casos llegaron a superar el 12%, lo que también arrastró al IPC (^MXX), el índice principal de la Bolsa de Ciudad de México, que retrocedió al cierre un 5,67%. Las acciones más golpeadas fueron las de Banorte (GFNORTEO), con un hundimiento del 11,9%, seguidas de la de Inbursa (GFINBURO) que se precipitaron un 10%. Mientras que las de Banco del Bajío (BBAJIOO) se dejaron un 6,98%.

La propuesta es “horrible”, aseguró Greg Lesko, administrador de fondos de Deltec Asset Management en Nueva York. “Muestra una verdadera voluntad de entrometerse en el sector privado y tras la decisión del aeropuerto se ve mal”. “Es una señal negativa para el sector”, declaró Carlos González, director de análisis de Grupo Financiero Monex en Ciudad de México. “Una gran parte de sus ingresos proviene de estas comisiones”.

Más desconfianza para los inversores.-Es la segunda vez en las últimas dos semanas, que el futuro gobierno del presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, entregó malas noticias para los inversionistas. La propuesta de hoy reactivó los descensos a menos de un mes de que el nuevo presidente asuma el cargo. La semana pasada, Fitch Ratings cambió su perspectiva sobre la deuda mexicana de “estable” a “negativa”, aludiendo a la incertidumbre sobre las políticas que implementará el próximo jefe de Estado.

Inversores mexicanos preocupados por anuncios de López Obrador. ¡Ah! pero hay más de lo mismo y se difundió una noticia en el sentido de que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, y sus aliados están demostrando rápidamente que pondrán a la gente por encima de los intereses empresariales, incluso si se corre el riesgo de perjudicar a los inversionistas.

Las acciones, bonos y divisa del país se desplomaron el jueves luego de que el líder del Senado, del Partido Morena de López Obrador, presentó un proyecto de ley que busca eliminar algunos cobros y comisiones de los bancos. Si bien tal medida sería bienvenida en muchos rincones del país, fue una sorpresa para una comunidad empresarial que ya se estaba recuperando de la decisión anunciada hace 11 días por el presidente electo de terminar con un proyecto aeroportuario de US$13.000 millones.

El político, conocido como AMLO, siempre ha desconcertado a los inversionistas con su agenda izquierdista, pero las últimas acciones de él y su partido los han hecho desconfiar de lo que vendrá después. Tras tomarse fotografías sonrientes con ejecutivos en los primeros cuatro meses de su transición presidencial, en las últimas dos semanas López Obrador los ha desafiado como ningún otro líder lo ha hecho en la memoria reciente.

El mensaje que está enviando López Obrador.-  La decisión sobre el arancel bancario “está en línea con el mensaje del aeropuerto: hay un nuevo presidente en la ciudad y se asegurará de que las cosas cambien”, dijo Carlos Bravo, cientista político del Centro de Investigación y Docencia Económicas de Ciudad de México. “López Obrador está tratando de devolver cierto grado de autonomía política a la presidencia con respecto a los poderes económicos”.

Sin embargo, no solo las decisiones económicas y financieras de López Obrador causan preocupación.

Ha recibido una condena generalizada por sus planes de que Nicolás Maduro, el profundamente impopular presidente de una Venezuela abatida por la crisis, asista a su investidura el 1 de diciembre. El hashtag “Maduro, no eres bienvenido” se convirtió en tendencia en Twitter. El Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional, que han gobernado desde principios del siglo XX, exigen que López Obrador retire la invitación.

Por si fuera poco y un poco en la línea del presidente gringo ahora resulta que la revista Proceso celebró 42 años de ejercicio periodístico crítico. Es una publicación leal a sí misma y tiene la línea de cuestionar el ejercicio del poder. Ahora le tocó al casi gobierno de Andrés Manuel López Obrador a quien dedicó la portada de su último número.

Con el rostro de López Obrador en toda la portada, Proceso acompaña la imagen con el texto: “Amlo se Aisla. El Fantasma del Fracaso”, que se originó en la entrevista que el constitucionalista, e integrante del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Diego Valadés, concedió al reportero Álvaro Delgado.

En la entrevista Diego Valadés se refiere a la intención de López Obrador, en su próxima gestión de gobierno, de separar el poder político del poder económico que considera “semejante a la hazaña de Benito Juárez de dividir el poder civil del poder eclesiástico, es de tal magnitud que exige una reforma institucional y un acompañamiento del Congreso y de su propio gabinete, porque si la emprende solo, así sea el jefe de Estado, fracasará”.

Señala Diego Valadés que “Si realmente se quiere independencia del poder político frente al poder económico no es a partir de construir a un personaje que se enfrente a un sistema de poder económico, es construyendo todo un sistema institucional que le dé robustez a ese poder político. De otra manera, lo que intenta hacer se va a quedar en declaraciones y actitudes personales, no en cambios institucionales”. (Proceso, 4 de noviembre de 2018)

Los conceptos expresados por Diego Valadés fueron detallados y ejemplificados en el curso de la entrevista y a la revista Proceso le pareció que el encabezado de su portada sintetizaba el pensamiento y observaciones del académico.  La portada de la revista Proceso generó una polémica que tuvo lugar el fin de semana en las redes sociales, participó activamente en Twitter la esposa del presidente electo, Beatriz Gutiérrez Müller, quien intercambió algunos mensajes con el director de la revista, Rafael Rodríguez Castañeda.

Gutierrez Müller: “Todavía no toma posesión y ya está ‘solo” y a punto del ‘fracaso’. El conservadurismo, de izquierda o derecha, nubla el juicio y da pie a conjeturas fantasiosas. Conocí a Don Julio. Y por lo mismo no creo que hubiera autorizado esa portada. Él era un periodista consumado”.  Rodríguez Castañeda: “O sea, doña Beatriz, a @lopezobrador_ ni con el pétalo de una rosa. @revistaproceso es fiel a su historia y a la herencia de Julio Scherer García (…) libres ante el poder y ante quienes aspiran a ejercerlo. ¿Pues que entendió usted por fantasma? ¿No existe la posibilidad de que fracase? ¿O es infalible? Es hombre de poder y como tal puede equivocarse”.

La portada de la revista generó polémica entre periodistas. Hubo quienes condenaron a la revista porque, a su criterio, afecta con sus posiciones el camino, sin iniciar formalmente, del gobierno de López Obrador. Otros defendieron la vocación crítica de la revista Proceso por considerar que ha practicado un periodismo congruente durante décadas.

La polémica creada por el último ejemplar de la revista Proceso hizo evidente que el país empieza a dividirse entre quienes apoyan al presidente electo y lo hacen en función de sus intereses políticos y su esperanza en él lo que a, su criterio, justifica criticar y atacar a esta publicación a la que consideraban como una aliada natural debido a que también cuestiona al poder que López Obrador ha caricaturizado con sus adjetivos.

Un presidente que traspasó los límites aceptables.- Las relaciones entre el presidente norteamericano, Donald Trump , y la prensa siempre han sido peliagudas, como deben serlo. Es cierto, suspenderle su acreditación en la Casa Blanca al periodista Jim Acosta, de la cadena CNN, tal vez no califique en el top ten de los ultrajes que Trump, en especial a pocos días de una elección de mitad de mandato en la que la demagogia del presidente jugó un papel tan central y en coincidencia, como ocurrió, con la renuncia forzada del procurador general, que se atrevió a poner la ley y la propiedad por encima de la lealtad cobarde.

Trump ha dado sobradas muestras de su incapacidad para enfrentar las críticas y las preguntas difíciles de ninguna otra manera que no sea contraatacar de inmediato de manera grosera y furibunda. Acosta despertaba la ira de Trump con asiduidad, y lo mismo pasó anteayer con sus preguntas sobre la caravana de migrantes centroamericanos y la investigación sobre Rusia.

La furia es una cosa, pero al suspender la acreditación de Acosta, Trump está enviando la señal de que en su opinión, hacer preguntas fuertes -la función más elemental de un reportero- descalifica a los periodistas para asistir a los partes de prensa de la Casa Blanca.  A eso se suma la cuota de cinismo de la secretaria de prensa de Trump, Sarah Sanders, quien a continuación usó de excusa para expulsar a Acosta la demostrablemente falsa acusación de que el periodista le había “puesto la mano encima a una mujer”.

Si a Sanders la ofendió tanto ese contacto físico, ¿qué tuvo para decir cuando su jefe elogió a su “cumpa” Greg Gianforte, legislador por Montana, que fue sentenciado a tareas comunitarias y sesiones de control de la ira por haberse tirado encima de un periodista hace seis meses?

Lo más alarmante del incidente con Acosta es que ilustra a las claras la absoluta ignorancia de Trump sobre el rol de la prensa libre para la tradición y la democracia norteamericanas, y del rol que debe cumplir el presidente para defenderla. No deberían sentirse marcados y blanco de ataques por hacer su trabajo. De hecho, el propio Acosta ha sido muy explícito en sus críticas por la operación de prensa que le hicieron desde la Casa Blanca.

Pero es el propio Trump, con su incesante demonización de las “noticias falsas” y su incendiaria caracterización de los medios de noticias como “enemigos del pueblo”, quien ha hecho todo lo que está en su poder para socavar, peligrosa y sistemáticamente, la libertad y la independencia de la prensa.

Que alguien como el senador republicano Lindsay Graham, que debería entender del tema, se haya sumado para vapulear a la prensa, no hace más que resaltar la efectividad del veneno que instila

Trump. Seguramente el presidente preferiría que todos y cada uno de los periodistas acreditados en la Casa Blanca sean como Sean Hannity y Jeanine Pirro, dos figuras de la cadena Fox News que compartieron alegremente el escenario con el presidente el lunes pasado en Missouri, en su último acto de campaña.

Hace tiempo que Hannity es una fan desembozada de Trump, pero hasta sus colegas y jefes de Fox se quedaron atónitos con su participación en ese acto, en el que llegó al punto de sumarse a los ataques contra los periodistas de “noticias falsas” que estaban sentados al fondo del salón, entre quienes se encontraba la corresponsal de Fox News en la Casa Blanca, Kristin Fisher.

Por lo demás, creo que todos estamos bien.

www.entresemana.mx

Compartir articulo

    Check Also

    CENTRO HISTÓRICO 648/ López Obrador confirma que se cancela el aeropuerto de Texcoco

      >> Obras del NAIM continuarán hasta el 30 de noviembre, dice Peña Nieto >> …