REFLEXIONES DE UNA MUJER CONTEMPORÁNEA/ ¿Cuántos errores debes cometer? 

Dayana Rodríguez

Ciudad de México, 13 de enero (entresemana.mx). Creo que a ninguna persona le gusta cometer errores. Los errores son interpretados como fracasos que surgen en diversas situaciones y que se deben evitar a toda costa; seamos sinceros, el cometer errores nos hace sentir que somos “tontos” nos da la sensación de impotencia y si eres muy duro contigo mismo, te puedes llegar a cuestionar tu inteligencia. Son heridas que para algunas personas van dejando cicatrices incurables y siempre visibles en su vida.

Cometer errores puede ser doloroso, pues tu ego debe aceptar que te equivocaste y que por obvias razones no hiciste algo bien. Todos, sin excepción alguna, hemos cometido errores en la vida, es imposible e inevitable no hacerlo jamás, si no fuera así, no existirían las gomas o en las computadoras y el celular no tendrían el corrector. Cometerlos no es malo, lo incorrecto radica en quedarse o aferrase al error como si fuera una verdad absoluta y seguir pensando que no estas equivocado y que lo que haces está bien, o simplemente no te importe.

En mi opinión, los errores te pueden dar fuerza y un impulso de aprendizaje para ser mejor en todos los aspectos, muchas veces cometemos errores sin saber que estamos mal, al equivocarte, te da una pauta de crecimiento para ser mejor; a cambiar tu visión y a no continuar cometiéndolos.

Lo importante de cometer errores, es que te ponen a prueba ante la vida, se prueba tu manejo de frustración ante la situación y puedes llegar a aprender a manejarla; te hace conocerte mejor. Los errores son aprendizajes que te previenen para que la próxima ocasión debas ser más precavido, estar más alerta o simplemente entender cómo se deben hacer las cosas de la mejor forma

Me atrevo a decir, que la vida sin errores sería muy aburrida, pues tu vida siempre sería tan perfecta que no tendrías jamás la ejemplo para ver otra visión que no sea la que manejas en tu día a día, además no tendrías algo divertido o fuera de serie que contar.

En algunas ocasiones tus errores se pueden volver en un ejemplo para otras personas, pues si una tercera persona ve tu error o simplemente se lo cuentas, es una manera de advertirlo para que en futuras ocasiones esa persona no se tropiece con la misma piedra. Cuantas veces no hemos escuchado decir a nuestras madres que no quieren que cometamos los mismos errores que ellas en su vida, aquello adquiere una ventaja, podría ser tomado como un modelo que no se debe seguir.

Lo que no considero asertivo, es aprovecharte de los errores ajenos para adquirir una ventaja o cometerlos sabiendo que puedes lastimar a terceras personas, solo porque te hace sentir bien.

Si lo analistas más a fondo, el error te acercó más a tu meta, a corregir tu camino e ir hacia donde te propusiste, es un paso menos que dar para llegar a donde quieres.

Olvídate de satanizarte y latiguearte pensando que no sirves o no eres bueno en algo porque te equivocaste, suelta la culpa que sientes, no seas tan duro contigo y aprende de ello, pero déjalo a atrás, de nada te sirve atormentarte por horas o días por lo que hiciste mal, eso no te llevara a ningún lado y vas a dejar de disfrutar por estar preocupado. No te fijes solamente en tus errores, observa tus aciertos y siéntete feliz por ellos. Entiendo que hay errores graves que te pueden llevar a perder un trabajo importante para ti, pero si ello llegara a ocurrir, solo tienes dos opciones, la primera es intentar remediarlo y en caso de que no haya vuelta atrás, pues no te queda más que ocuparte en lugar de preocuparte. Que no te avergüencen tus errores, velo como una herramienta de cambio y evolución.

No importa el número de errores que cometas, siempre y cuando te lleven a donde quieres ir, así que no es malo cometer errores, lo erróneo es continuar en el error sin querer cambiarlo.

Compartir articulo

    Check Also

    Lo mejor de la reforma educativa está por venir: Esteban Moctezuma

    Ciudad de México, 21 de Marzo (Notimex/entresemana.mx).- El secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, …