EL OTRO DATO/ No aplicar la Ley, es corrupción

 

JUAN CHÁVEZ. En esos menesteres anda López Obrador, al tolerar los bloqueos en los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo, y paralizar el transporte ferroviario.

Los bloqueos a las vías de los ferrocarriles es un delito federal y no aplicar la ley (omisión ofensiva a la nación entera) es un acto delictivo del gobierno federal encabezado por el tabasqueño.

Y eso, señor López, se llama corrupción, una corrupción tan dañina como la que quieres controlar,  y que podrá incidir en los precios finales de los productos, contra los bolsillos de los consumidores finales.

El bloqueo impacta la productividad de México.

Aparte son las pérdidas económicas registradas a las actividades productivas de todo el país, que se ven también paralizadas por la escasez de insumos y productos necesarios para las cadenas productivas.

Se han dejado de operar 18 trenes al día desde Manzanillo y 12 desde Lázaro Cárdenas lo que golpea directamente a los centros industriales de Guadalajara,  Valle de México, Toluca, Irapuato, Celaya, Monterrey y San Luis Potosí.

El bloqueo de las redes ferroviarias afecta ya al 95% de la industria de buques portacontenedores de 21 líneas navieras.

El costo, a 16 días de los bloqueos de la CNTE en Michoacán (y extendidos ayer en Oaxaca), superan a las cifras de robo de combustible del huachicoleo.

Para tener una idea del daño provocado por la omisión de López Obrador de no aplicar la Ley y levantar los bloqueos de los maestros, aún con el uso de la fuerza pública, se requerirían alrededor de 44,000 tractocamiones  doblemente articulados para movilizar la carga retenida en los puertos citados y en los trenes paralizados por los bloqueos.

Son 2 millones 400,000 toneladas de mercancías y productos que no se han integrado a las plantas productoras.

No se trata del problema de adeudo a los maestros de la CNTE michoacana y de culpar de los bloqueos al gobernador Silvano Aureoles.

Lo relevante son los daños económicos a las plantas fabriles. Algo que también incide en la actividad laboral, pues nada extraño sería que industrias, comercios y cadenas de autoservicio se declararán en paro legal por falta de materias primas y productos.

A estas alturas del problema ya es insurrección o sedición solapada por el presidente que mantiene, estúpidamente, la decisión de atorarle al problema con la fuerza pública, algo que la Constitución que él protestó obedecer, le obliga llevar a cabo en el caso concreto de los actos de rebeldía del magisterio michoacano de la CNTE.

Pero no lo va hacer y seguirá en sus prédicas baratas, sin entrar al fondo de cuestiones de aristas graves, como los bloqueos en Michoacán o la baja en las calificaciones de Fitch Ratings a PEMEX en grado de deterioro.

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo

    Check Also

    EL OTRO DATO/ Los gasolinazos de ahora

      JUAN CHÁVEZ. El primero en la frente, reza la oración, para que Dios nos …