EL OTRO DATO/ Aguacate gana Súper Bowl

JUAN CHÁVEZ. El aguacate es el árbol más productivo  de la Tierra.

Sus flores, que los agricultores llaman “la loca”, aparecen todo el año, lo mismo en la calurosa primavera que en el helado frío invernal o los aguaceros del verano. En el otoño, las hojas no caen como en otras especies; en el aguacate protegen a “la loca” para que se convierta en fruto.

De tan inaudita forma –regalo de doña Naturaleza—es que hay aguacate en Michoacán para el consumo de los guacamoleros mexicanos y los que han surgido desde 1997 en que arrancaron las exportaciones a Estados Unidos, Canadá, Japón y China.

Hay aguacate todo el año y de Michoacán, cada seis minutos parte un camión congelador de 18 toneladas de aguacate embazado en cajas de cartón, para completar una exportación de más de 120 mil toneladas anuales al vecino del norte.

En el Súpertazon, fue  la estrella. En Atlanta, en su 53 versión, los 72 mil  asistentes  al Mercedes Benz Stadium, y los aficionados que siguieron el gran juego por la televisión, se despacharon más de 24 mil  toneladas del fruto, del que México es el  primer productor en el mundanal  mundo.

El aguacate michoacano en tradicional juego,  es como el pavo en el tercer viernes de noviembre, en el día de Acción de Gracias que celebran cada año los gringos.

Los productores del violento Michoacán están contemplando incrementar la producción aumentando la superficie sembrada de 134 mil hectáreas a 170 mil.

Lo malo, lo podrido, es el pago del llamado derecho de piso a los cárteles del crimen.

Estuve hace tiempo en el poblado de Cotija y recorrí los dos huertos de aguacate de un ejidatario. Tenía su parcela y el terreno que adquirió hace más de 20 años, tapizados del verde de sus aguacateras, llenas de la flor loca.

Gana bien… pero en aquello días de mi visita, me transmitió su preocupación:

“Ya me llamaron por teléfono y me amenazaron con incendiar mis siembras si no acudo a Zamora, a una cita que me marcaron para mañana lunes”, me dijo.

“¿Y piensas ir?”, le inquirí.

“Sí, si no voy, me queman  mis árboles, y me quedo en la calle”.

Me hizo notar que le fijaron una cuota de 50 mil pesos y que iba a negociarla para que se la dejaran a la mitad.

Así andamos. Es una desgracia. Los criminales le hacen al huachicoleo  robando el combustible de los ductos de Pemex, pero también huachicolean a productores agrícolas montados en las crestas de la prosperidad, como son los cultivadores michoacanos de aguacate.

Aunque para AMLO “primero es México que el extranjero”, no debe soñar con solo proteger a los productores de caña de azúcar ante el embate de edulcorantes traídos de Estados Unidos. Tiene que atorarle a resguardar a los que explotan sus tierras con siembras de aguacate.

Es necesario ponerle punto final a ese maldito “derecho de piso” que se arrogan los criminales.

Es urgente además, si queremos que el aguacate siga figurando en el partido estelar del futbol americano que atrae a millones de espectadores y es una gran puerta de propaganda al fruto mexicano.

www.entresemana.mx

Compartir articulo

    Check Also

    EL OTRO DATO/ Los gasolinazos de ahora

      JUAN CHÁVEZ. El primero en la frente, reza la oración, para que Dios nos …