REFLEXIONES DE UNA MUJER CONTEMPORÁNEA/ La complejidad humana

Dayana Rodríguez

Ciudad de México, 10 de febrero (entresemana.mx).  ¿Quieres lo que no puedes tener? Es una gran ironía de la vida para muchos seres humanos: con todo su ser desean tener aquello que no pueden obtener y aquí entra la gran ironía, pues cuando por fin logran aquello que “tanto deseaban”, misteriosamente ya no lo quieren, simplemente pierden el interés.

Creo que esas personas son muy idealistas, pues se forjan ideas en su cabeza de cómo debe ser las cosas, teniendo expectativas muy grandes en otras personas, en lugar de enfocarlas en ellos mismos. Al no suceder los acontecimientos tal cual pensaron o esperaron, se sienten decepcionados, podría decir que su pensamiento es un tanto controlador, porque esperan que los otros actúen conforme a lo que ellos quieren o esperan de la situación.

En el fondo, dichas personas, deben de sentir gran inestabilidad e incertidumbre en su vida, pues el cambiar constantemente de parecer o de querer obtener determinadas cosas, los hace vulnerables a sentirse desorientados y sin rumbo, además de tener como constante la frustración en su vida.

Lo ejemplificado anteriormente, puede llevar a supuestos un tanto más extremos, pero en el día a día podemos pasar por ese tipo de complejidades sin siquiera llegar a apreciarlo, y bien dice el dicho que, “nadie sabe lo que tiene, hasta que lo ve perdido”, aquí tiene lugar la complejidad humana, ¿por qué, el ser humano tiene que perder las cosas, para entender el valor de las mismas?

Creo que, para muchos, dentro de la cotidianeidad, dejan de darle importancia a los grandes pilares de su vida, pues al tenerlos incondicionalmente, piensan que siempre estarán ahí, se conforman pensando que ya no deben hacer nada más, no deben esforzarse, pues ya lo tienen, pero como a toda acción corresponde otra reacción, llegan a  un punto en donde pierden lo que tenían ganado, lo cual llega lleno de arrepentimiento, preguntas constantes como ¿por qué, no hice algo cuando pude? ¿Por qué, no lo valore antes?

Me atrevo a decir que se necesita de esa lección de vida, esos pequeños golpes, para darle un giro a nuestra perspectiva y enfocarnos en las cosas de valor, en el momento que se tienen, es un llamado de atención, para que no se descuide aquello que es significativo, para que pongas atención y valores lo que realmente vale la pena.

En el peor de los casos, te descuidas a ti mismo, poniendo tu salud como último grado prioritario, pues no apreciamos el valor de la misma, al ser una constante que no se nota, se deja en último lugar, pero en el momento en que te enfermas, por los mismos descuidos provocados por ti, como pésimos hábitos alimenticios, presiones, estrés, inmediatamente, llega el arrepentimiento del ¿por qué, no me cuidé? Y es cuando volteamos a ver el maravilloso regalo que se tenía a un lado y no se supo apreciar.

Las presiones, estrés, desgaste emocional, provocados por los descuidos que te das a ti mismo, por no permitirte pequeños respiros, acudir al doctor, cuando tu cuerpo te advierte, enferman tu cuerpo y alma, haciendo grietas en ellas que después son difíciles de reparar, pues vienen acompañadas  de cansancio, deterioro emocional, preocupaciones, que a su vez generan enfermedades como la depresión, ansiedad, por no saber manejar tantas emociones acumuladas, cuando se juntan tantas emociones, situaciones y el descuido es el constante en tu vida, te reclamas a ti mismo pensando en ¿por qué no hice algo a tiempo antes de que llegara a enfermarme?

No esperes a perder lo que tienes para darle el valor que se debe, te aseguro que, si aprendes eso, entenderás que no necesitas tanto para ser feliz, pues al restarle importancia a lo que no es tan necesario, te sentirás agradecido y bendecido por lo que tengas a un lado.

¡Que tengas un excelente domingo!

Compartir articulo

    Check Also

    México debe analizar cada deporte con firmeza para mejorar en Lima 2019

    Ciudad de México, 18 de Abril (Notimex/entresemana.mx).- Si México desea mejorar en los Juegos Panamericanos …