EL OTRO DATO/ AMLO no respeta Constitución

JUAN CHÁVEZ. Pidió chiche a  la Comisión Nacional de Derechos Humanos, porque no se atreve a cumplir con la obligación que la Constitución le impone como presidente de la República.

Ese es López Obrador que se sienta en su macho de no usar el monopolio de la fuerza, que es atribución que la Carta Magna le otorga, para despejar los bloqueos a las vías férreas de Michoacán por maestros de la CNTE.

El 30 de enero escribimos sobre esa obligación que la Ley de leyes le asigna al jefe del Ejecutivo para mantener la paz y la tranquilidad en el país.

Bueno es, como la CNDH se lo recetó, el diálogo para resolver los ásperos problemas, pero cuando las protestas rayan en daños a terceros, es menester usar la fuerza pública para poner orden.

Pero el presidente López es obcecado y los que fueran sus aliados en su campaña, los maestros de la CNTE disidente, mientras tantos, siguen causando pérdidas por mil millones de pesos al día, nomás porque no dejan correr los trenes sobre sus vías.

El daño a la economía, por esa altanera actitud y la omisión de AMLO al mandamiento específico de la Constitución, es irreparable.

Más que nada, es un  precedente que no había que consentir. Otros grupos protestarán en igual forma a sabiendas de que no se les reprimirá.

Pero, ¿no es también represión la que están ejerciendo los maestros de la CNTE michoacana? ¿O sólo hay que emplear el término cuando sean las fuerzas públicas las que impidan esos dañinos plantones al bienestar social?

No se trata solo de repartir dinero y empujar sus muy respetables programas sociales, presidente.

La Constitución es el haz del manojo de nuestras leyes. Actúe, la CNDH se lo está exigiendo en esa respuesta que le tiró a la “queja” que usted le presentó… sin derecho alguno, por cierto, porque el ente de los derechos humanos solo atiende las agresiones del gobierno a los particulares.

Así se lo hace notar la CNDH:

“La disposición a dialogar no justifica que, si se determina la existencia de algún acto ilegal, sea permisible que las autoridades renuncien o  se  inhiban  de cumplir con  su OBLIGACIÓN CONSTITUCIONAL de garantizar la integridad, seguridad e intereses de las personas”, que también explicó al mandatario:

“Respetar los derechos humanos no implica que no pueda ejercer sus atribuciones legales”, y le adviertió: “La omisión de las autoridades en el cumplimiento de sus obligaciones puede constituir conducta que viole derechos fundamentales”.

En otras palabras, el presidente López Obrador está incurriendo en ilícitos… y México tiene que soportarlo  a  él y a su cuarta transformación que sueña  como si  en verdad se tratara de un paraíso insoñable predicado por el cura que todas las mañanas nos receta su sacra misa  desde el altar mayor del templo que ha hecho suyo:  Palacio Nacional

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo

    Check Also

    EL OTRO DATO/ Zapata y Obrador

      JUAN CHÁVEZ. Este miércoles 10 de abril se cumple un siglo de que el …