Leyendas de Puebla/ El chofer

Emma López Juárez

Puebla de los Ángeles, 10 de marzo (entresemana.mx). Todo país tiene sus mitos y leyendas que son relatados por sus habitantes y transmitidos de generación en generación. Muchas de estas historias se refieren a misterios sin revelar, intentan explicar fenómenos que desafían a la razón, y concentran claves acerca de la idiosincrasia de una cultura o sociedad. Todos los países tienen sus relatos urbanos, aunque pocos tienen tantos y tan variados como México y nuestra linda Puebla como el que leerás en este momento.

Martín regresaba en la noche, después de haber pasado una semana en el municipio de Teziutlán, donde tenía una finca, estaba ansioso de llegar a casa, ya que por falta de tecnología en ese lugar, no había podido comunicarse con su esposa en todo ese tiempo, y durante el viaje su teléfono móvil se había quedado sin batería, los nervios al no poder contactar con su familia lo trastornaban, no tenían hijos, así que ella quedaba sola en casa.

Martín caminaba por una solitaria calle saliendo de la Central de Autobuses de Puebla, ya que esperar un taxi de los que ofrecen le llevaría más tiempo y eso ya no quería perder así que creyó mejor andar, era ya un poco después de las 12:00 de la noche, estaba cansado, quería llegar rápido a su casa y decidió tomar un taxi que vio en su trayecto, el cual era conducido por un tipo algo mayor que se veía algo descuidado, como si fuera un vago que acababa de robar el vehículo, pero Martín no se iba a molestar por eso, él sólo quería llegar a casa lo más rápido posible.

-Buenas noches señor, por favor lléveme rápido  a esta dirección.

-Muy buenas noches, por supuesto, aunque estamos algo lejos- dijo el taxista-, es un viaje largo y es un poco tarde, ¿le molesta si conversamos un poco para no dormirme conduciendo, eso no sería bueno para ninguno, no cree?

-La verdad preferiría no hablar mucho, estoy muy cansado y vengo de lejos, sólo deseo llegar a mi casa pronto para ver a mi esposa, tengo una semana que no la veo, ni hablo con ella, además disculpe que le diga y espero  no se moleste, pero debería limpiar este auto, huele horrible aquí detrás..- respondió Martín al taxista.

-Aaahh entiendo señor… ¿Me diría su nombre por favor?

-Martín, mi nombre es Martin, y ¡¡apresúrese por favor!!–

-No debería estar tan apurado en llegar señor Martín, le propongo algo, si me escucha lo que voy a contarle, y logro impresionarlo con mi historia, no me tiene que pagar el viaje; ¿le parece bien?

-Bueno parece que no lograré evitar que hable, lo escucharé, pero no pondré mucha atención le advierto. – Replicó Martín…- y por Dios, realmente necesita asear, esto apesta demasiado, bajaré un poco la ventana.

-Nuevamente me disculpo por eso, pero empezaré mi historia, llevo mucho tiempo siendo taxista, pero hay veces en las cuales me siento un poco aburrido, el trabajar solo de noche hace que quiera hacer otras cosas para distraerme cuando no hay muchos clientes por estos lugares….contaba el conductor.

A Martín no le interesaba mucho, pero notaba que el taxista cambiaba un poco, estaba algo más serio, y su mirada era algo más vacía, Martín decidió cerrar los ojos y tratar de dormir, mientras el conductor seguía su relato.

-¿Sabe qué me divierte mucho señor Martin?… Descubrir qué es lo que las personas más quieren en este mundo, y luego arrebatárselo, jeje, esa expresión en sus rostros es como un néctar para mí, no hay nada peor que eso señor Martín…. ¿no cree usted? Martín abrió los ojos al escuchar eso, y pensó que tal vez lo mejor era bajarse del vehículo, pero vio el rostro del taxista por el espejo retrovisor, y aunque sólo podía ver sus ojos y parte de la cara, notó que sus ojos, se estaban desorbitando, y la piel empezaba a tornarse vieja y rugosa.

-Oiga qué le pasa, ¿se encuentra bien…tiene alguna enfermedad?.. ¡¡De qué rayos me está hablando!! Dijo el conductor malhumorado. -Yo estoy bien amigo Martín, sólo hágame un favor, ahí cerca de sus pies debe haber un perfume que yo utilizo para cuando ya el hedor es muy fuerte, ¿podría tomarlo por favor?….Como le decía, no hay nada mejor que eso, en su caso señor Martin, imagino que…tal vez su esposa sea lo más querido para usted en este mundo….

-No encuentro nada… ¿qué dijo de mi esposa?…..sí claro, por supuesto que lo es…pero no la mencione, ni siquiera la conoce. Martin estaba agachado en la parte trasera del auto buscando el perfume, porque el olor era insoportable, pero al levantar la cabeza, logró ver que el taxista, ya parecía un leproso, casi toda la piel de las manos y rostro se le estaba cayendo, se derretía como una vela, y era casi como ver sólo sangre y cartílagos, se asustó, ya que eso no era humano, pero antes de tomar una decisión, logró encontrar algo en el suelo del auto…era un dedo con la piel erizada por el macabro hallazgo y a punto de vomitar, la cabeza le dio vueltas…..era de su esposa lo reconoció porque tenía el anillo de bodas que era igual al suyo, era mucha impresión que una persona puede soportar entró en pánico…

-¿Pero qué demonios es esto…..es….es….qué has hecho con mi esposa, monstruo infernal?….gritó Martín temblando histérico…. -Lo siento señor Martin…….creo que hace una semana, estaba muy aburrido…

Al decir esto, el taxista, terminó de deshacerse, como si fuera un líquido baboso hecho de sangre, no había quedado nada de él, el auto perdió el control y fue a volcarse a un sembradío dando varias vueltas…Martín logró salir del auto con algunas heridas no mortales, el porta equipaje del auto se había abierto por el accidente, Martín vio que algo había salido de ahí, y arrastrándose con mucho dolor, logró ver que ese olor nauseabundo que percibía, era el cadáver desmembrado de su esposa…

Martín empezó llorar y a gritar al aire la pérdida de lo que más quería en el mundo….más allá, entre los sembradíos, había dos ojos que brillaban en la oscuridad sobre un rostro casi sin piel, que lo veían sufrir, dibujando una sonrisa llena de placer, que cada vez que Martín gritaba, crecía más.

Compartir articulo

    Check Also

    Cipriano Charrez pide licencia como diputado federal y exige declarar ante PGJEH

    Pachuca de Soto, Hidalgo, 20 de marzo (El Independiente de Hidalgo). Acompañado de un grupo cercano …