POSTIGO/ Lorenzo, el demócrata

JOSÉ GARCÍA SÁNCHEZ. Como si los consejeros del INE merecieran alguna consideración de los mexicanos y fueran dignos de sus actuales salarios, el presidente consejero, Lorenzo Córdova Vianello, presentó una demanda de amparo con la finalidad de impugnar la disminución de su sueldo como se establece en la ley de remuneraciones, la cual señala que ningún funcionario público puede ganar más que el Presidente de la República.

La solidaridad no caracteriza a ninguno de los consejeros electorales, pero sí la parcialidad y el disimulo.

Todos los consejeros electorales tienen nexos, o tuvieron con un partido político que perduran ahora. Siguen pensando en que sus padrinos políticos fueron algunos príistas o panistas y no abandonan sus simpatías hacia esas siglas a pesar de autodenominarse expertos en partidos políticos.

No ha habido una sola elección que no esté bajo sospecha. Pero siguen considerándose autoridad electoral.

Los consejeros del INE tomaron la iniciativa para multar a Morena por 197 millones 46 mil 413 pesos, en un caso donde la consigna estaba clara contra Morena, la acusación era absurda y los motivos estaban muy claros pero los consejeros en su afán por desestabilizar al movimiento no leyeron todo el expediente y quedaron en ridículo.

Meses después no fueron capaces de tomar la iniciativa para investigar el origen del documental Populismo en América Latina, que nunca se proyectó y que nadie en realidad sabe si existe como serie de televisión. Nunca nadie vio un capítulo completo y sólo sirvió para que en las paredes laterales de los autobuses apareciera Andrés Manuel López Obrador, junto a Hugo Chávez, Lula Da Silva y Juan Domingo Perón.

La Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda, debió interponer una denuncia de hechos ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales por presuntas conductas delictivas en materia electoral contra los implicados en la producción del documental, para que el INE reaccionara y pudiera darse cuenta que se violentaba la legalidad de la campaña. El anuncio del documental era parte de una guerra sucia que nunca aclaró autoridad electoral alguna.

En ese caso el INE nunca intervino, jamás pidió investigación, nunca comentó nada. Simplemente dejó pasar el asunto seguramente en espera de ver plácidamente el documental que nunca se transmitió y, probablemente, nunca existió.

Esa es la autoridad electoral en México. Once conejeros electorales que pelean hasta el último peso de un salario que no merecen. Ahí muestra su afán por tener en lo que llaman democracia la mejor manera de vivir bien, aunque su tarea no justifique ni la décima parte de su salario.

No puede permitirse que sigan un minuto más en ese cargo y deberá reestructurarse el INE ante una urgente reforma a la ley electoral donde se impida la entrada de partidos pequeños que  no representan a nadie ni son una alternativa ideológica para ningún mexicano ya que sólo confunden a la población.

Los partidos que han quedado fuera como Movimiento Ciudadano y PES deben quedar fuera sin componendas con los consejeros electorales que desde el primer minuto de su labor como tales pugnaron por el desgaste de Morena, en lugar de ser objetivos e imparciales para obtener la credibilidad largamente deseada y de la que nunca han gozado.

La estructura del INE debe cambiar de inmediato. La intromisión de los partidos en sus decisiones a través de los once consejeros salta a la vista y no puede seguirse manteniendo parásitos que dicen saber acerca de un sistema electoral que modifican, a través de lineamientos, normatividades, que aprueban de acuerdo a sus intereses.

El INE debe transformarse y sus conejeros deben ir en viaje directo y sin escalas al desempleo.

www.entresemana.mx

Compartir articulo

    Check Also

    POSTIGO/ Sin bajar la Guardia

      JOSÉ GARCÍA SÁNCHEZ. Cuando el crimen organizado empezó a darse cuenta de que no …