PULSO/ Guardia incivilizada

EDUARDO MERAZ. Quienes no conocen al presidente mexicano, podrían llamarse sorprendidos por la forma en que designó a las cabezas de la Guardia Nacional, que terminará convirtiéndose en una agrupación incivilizada –no civil- encargada de combatir la inseguridad y la violencia, que en la actual administración mantiene una tendencia alcista, respecto de sus predecesoras.

Más allá de si el jefe del ejecutivo incumple sus promesas o miente, como se revela en “la modificación” del dictamen aprobado por el Senado de la República, existen dos realidades que no pueden soslayarse.

Las cifras de muertos en los primeros tres meses de gobierno rondan los 13 mil, un promedio de más de cuatro mil mensuales, que si se mantuviera y no se incrementara a lo largo de 12 meses, el primer año del gobierno actual lo terminaría con una cifra de 50 mil homicidios, nunca vista en nuestro país en lo que va del presente siglo.

Asimismo, debe tenerse en cuenta la creciente presencia de las fuerzas armadas, en los últimos cinco lustros, fuera de los cuarteles y en actividades por encima de la lógica y normatividad que regula o regulaba su operación, ya sea en forma temporal, supletoria o subsidiaria de responsabilidades competencia de los gobiernos civiles.

En la conjunción de ambos factores se habría sustentado el razonamiento del ejecutivo federal para haber hecho a un lado su visión de un retiro pronto y ordenado de la milicia a sus cuarteles y también modificado lo dispuesto por el poder legislativo.

Esta óptica, o tal vez modelo emprendido por el primer mandatario, bien podría calificarse como una política “sustitutiva” de las responsabilidades que otorga la Constitución a los gobiernos democráticos, emanados de las urnas.

Si se logra volver a los bajos índices de criminalidad y el regreso de las fuerzas armadas a sus cuarteles, significaría que la estrategia seguida fue positiva; en caso contrario, los mexicanos perderíamos seguridad y libertades.

He dicho.

EFECTO DOMINÓ

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) advirtió que hay menos gas y que el país está cerca de una “alerta crítica”; el director de la Comisión Federal de Electricidad, culpa a los incendios y jefe del ejecutivo sospecha de un posible sabotaje, el caso es que ya van dos apagones en la Península de Yucatán. El tiempo desmentirá a uno de los tres, ¿cuál es su favorito?

www.entresemana.mx

Compartir articulo

    Check Also

    PULSO/ Bandazos educativos

      EDUARDO MERAZ. Cual si fuera un maleficio, la educación pública en México lleva prácticamente …