EPISTOLARIO/ Devastador día

 

ARMANDO ROJAS ARÉVALO. SONIA: Ayer, lunes, fue día fatídico. En orden cronológico, en 1947 murió PEDRO INFANTE, y ayer en tiempo real la televisión y las redes nos mostraron el infierno de llamas que destruyó en gran parte la icónica Catedral de Notre Dame en Paris. Devastador. El alma contrita.

Un día como el lunes mataron al Presidente LINCOLN y se hundió el Titanic.

El desvencijado trompudo camión de pasajeros bajaba entre curvas en la carretera en forma de serpiente a Esquipulas, Guatemala, cuando el chofer detuvo la marcha intempestivamente. “Pedro Infante ha muerto”, dijo la radio. Una exclamación de dolor surgió unánime de los pasajeros, entre ellos mi abuela que me llevaba a ver el Cristo Negro para pagar una manda.

Ese día me quedó muy marcado. Habíamos salido de la Ciudad de Guatemala hacía siete horas y faltaba media más para llegar a Esquipulas. El camión se detuvo a la vera del camino, junto a una roca que le dicen “Los amantes”. Yo sabía quién había sido Pedro Infante, es más, lo conocí personalmente cuando la Caravana Corona de la que formaba parte quedó varada en mi pueblo, luego de una tormenta que destruyó un puente que comunicaba al Istmo de Tehuantepec, hubo derrumbes en el Cerro de la Sepultura que conducía a Tuxtla, y el río “Lagartero” que pasaba a orillas de Arriaga se desbordó y destruyó una parte de la carretera a Tapachula.

Pedro Infante, Emilia Guiú, un cantante al que le decían “Espuelas de Oro” y un bailarín de afrocubano apodado El Macumba se quedaron alojados en el hotel de mi abuelo, donde Pedro estuvo por cinco días mientras el tiempo le permitía salir hacia México. En esos cinco días jugó dominó por las tardes, con mi abuelo, el doctor Enrique Cortés y el alcalde.

-Usted, don Yilber, es un tahúr – decía cuando le ahorcaban una mula. “No, Pedrito, lo que pasa es que usted se deja ganar”, le respondía mi abuelo.

Cinco memorables días para los arriaguenses y tal vez estresantes para el ídolo, que no se apartaba del teléfono de pared esperando noticias para salir cuando antes. El Callejón del Ferrocarril fue en esos días la calle más concurrida del pueblo. “¡Pedro, aquí estamos! Gritaban las mujeres esperando la salida de Pedro. Pero éste, con playera blanca sin mangas y sin su bisoñé, se negaba a salir. “ándele Pedrito, salga y salúdelas”, le recomendaba el alcalde. El ídolo se acicalaba un poco y salía a la puerta y la multitud se arremolinaba en torno de é, tratando de abrazarlo. “Gracias, gracias”, decía y les reconvenía “Pero ya no vengan a gritar, porque hay otros huéspedes que necesitan descansar”.

Pedro salió una mañana muy temprano hacia Tuxtla, para abordar el avión a México, pero Emilia Guiú, el Macumba y el Espuelas de oro se quedaron varados por falta de dinero, ya que el viejo Vallejo que organizaba la caravana alcanzó a salir el día de la tormenta con todo y recursos.

El Macumba se enamoró de un joven costeño y se fue a vivir a Tehuantepec. Dicen que puso un burdel. ¡Ve tú a saber!

A Emilia no le llegaba el dinero y una noche salió furtiva con el Espuelas de Oro, sin pagar la habitación de todos esos días.

Asalto a un tamalero.- 12 de abril de 2019. Un tamalero fue victima de la delincuencia mientras ofrecía sus productos en calles de Ecatepec, Estado de México.

Un vídeo que circula por redes sociales, muestra el momento en el que el comerciante es detenido por los tripulantes de un auto que, aparentemente, le comprarían unos tamales.

Sin embargo, en unos segundos el hombre fue atracado por el copiloto del vehículo, quien lo registró para despojarlo de sus objetos de valor.

ASÍ COMO OCURREN COSAS devastadoras, así también historias de vodevil. Por ejemplo, ¡hazme favor!, en Ciudad Nezahualcóyotl se robaron una carroza con todo y muerto. El chofer de la carroza contó que se dirigía a la funeraria con el cuerpo de un hombre de la tercera edad, pero se detuvo en la avenida Vicente Villada, esquina con Indio Triste de la colonia Metropolitana a realizar una compra. Este momento lo aprovecharon los ladrones para llevarse el vehículo con todo y el muerto.

Cuando salió de la tienda ¿cuál carroza? ¿cuál muerto?

Las autoridades informaron que lograron recuperar el vehículo y el cuerpo seguía en el interior.

EN CHIAPAS, el gobierno del Estado trae a vuelta y vuelta a los Premios Chiapas con sus respectivas pensiones. Les dice ya va el dinero y ¿cuál dinero? Como dicen por allá, nomás los juguetean. Lo que RUTILIO ESCANDÓN no se imagina, es que los Premios ya se están organizando para tomar la caseta de la autopista Tuxtla-San Cristóbal y cobrar el peaje. A ver si así les hace caso a la intelectualidad.

MIENTRAS TANTO, EN MORELOS sigue la masacre. En las últimas horas se han registrado doce homicidios en los municipios de Cuautla, Yautepec, Cuernavaca, Xoxocotla. La tarde del lunes dos sujetos entraron al mercado Adolfo López Mateos de Cuernavaca y dispararon ante el gentío contra un repartidor de pollo.

El sábado fue rojo para Cuautla. Sujetos encapuchados entraron a un restorán en el ejido de la ex Hacienda del Hospital y balearon a varias personas, cuatro de ellas murieron. Un hombre, que resultó ser médico y había sido director del Hospital Civil de la población, su esposa y dos niñas de 10 y 12 años.

Así las cosas, por hoy, y con tu permiso me voy de Semana Santa.

armandorojasarevalo@gmail.com

rojas.a.armando@hotmail.com

www.entresemana.mx

 

Compartir articulo

    Check Also

    EPISTOLARIO/ Que alguien le diga…

      ARMANDO ROJAS ARÉVALO. VALERIA: Lo dije y lo repito: La sobreexposición mediática ya le …